Internacionales

Wilma frena y se ensaña con Yucatán


Cuba y la Florida esperan con nerviosismo

Wilma causa devastación en Caribe mexicano

* Centro Nacional de Huracanes de EU pronostica giro hacia el noreste y posible aumento de fuerza

MEXICO /AFP -El huracán Wilma se estacionó y golpeó con toda su fuerza la península mexicana de Yucatán, y aunque el sábado perdió fuerza, sus lluvias torrenciales inundaron la zona hotelera de Cancún y causaron tres muertos y devastación.
Wilma se degradó a categoría 2 en la escala Saffir-Simpson (de cinco), con vientos de hasta 174 km/h, tras más de 36 horas de barrido incesante de las costas caribeñas de México.
El huracán arrancó árboles, postes eléctricos, destrozó tejados y arrastró vehículos. La zona hotelera de Cancún, evacuada dos días antes, estaba bajo las aguas tras unirse una laguna con el mar, y el paso para constatar los daños era imposible.
La lentitud con la que el huracán se acercó permitió evacuar a habitantes y turistas, pero una vez sobre el territorio, los efectos se prolongaron durante horas, y esa situación iba a continuar hasta hoy domingo.
"Nunca en la historia habíamos tenido un fenómeno meteorológico como el de ahora, que equivale a cuatro o cinco huracanes de este tamaño que estuvieran pasando de manera subsecuente", resumió el gobernador de Quintana Roo, Félix González.
Dos personas que habían resultado quemadas por la caída de un tanque de gas de la azotea de una casa fallecieron, y otra por la rama de un árbol. Dos pescadores en el estado de Campeche permanecían desaparecidos, según informes oficiales.
El nivel de destrucción era "impresionante", declaró el gobernador. "Todas las infraestructuras se han visto afectadas", advirtió. Más de 71.000 personas tuvieron que buscar refugio en toda la península, y en total, el huracán paralizó la vida de más de un millón de habitantes.
La situación era de incertidumbre en las comunidades más aisladas, sin teléfono ni electricidad. El Ejército tuvo que evacuar por la fuerza algunas comunidades del norte de la península. El ojo del huracán pasó en la mañana del sábado por encima del balneario de Cancún, donde sus habitantes pudieron salir durante unas horas para constatar la devastación.
Los peores daños se sospechaban en los 28 km de la estrecha franja hotelera. "No tiene sentido pasar (a la zona hotelera), unos cuantos metros más adelante a mí me llega el agua hasta el pecho", dijo a la AFP Enrique de la Cruz, oficial de policía municipal que impedía el paso al acceso al boulevard Kukulkán, que recorre la zona turística.
El agua en las zonas más bajas podría alcanzar hasta el tercer piso de los hoteles, según Alberto Hernández, subdirector del Sistema Meteorológico Nacional, al describir la situación. "Wilma es peor que Katrina. Katrina tenía 500 km de diámetro, este tiene 800 km", señaló Hernández, en referencia al huracán que devastó a finales de agosto parte de la costa del Golfo en Estados Unidos.
La policía detuvo a doce personas tras saqueos en algunos comercios, informó el gobierno del estado. En las islas de Cozumel e Isla Mujeres los daños fueron "severos" y el agua llegó en algunos casos hasta un metro y medio de altura, según un boletín de la Scretaría de Gobernación Federal.
Playa del Carmen "está destrozada", explicó a la AFP Moisés Ramírez, comandante de Protección Civil en esa localidad mexicana a 80 km al sur de Cancún. "Playa está destrozada, tenemos mucha agua, están todos los postes (de luz) tirados, estamos inundados, Playa no es así", lamentó el funcionario vía telefonía celular.
Este responsable calculó que las viviendas afectadas eran un millar. En las ruinas mayas de Tulum, sin embargo, el huracán no afectó el milenario centro ceremonial indígena.
Las previsiones eran que el huracán virara hacia el norte, indicó el Centro Nacional de Huracanes de Miami, mientras en Cuba y la península estadounidense de Florida, población y autoridades esperaban con nerviosismo su turno.
Las autoridades declararon el estado de emergencia en Florida, mientras que en Cuba se evacuó a casi 250.000 personas en la provincia de Pinar del Río.