Internacionales

Captores de periodista podrían ser chiíes

• Irlanda espera que secuestradores no relacionen al periodista con Gran Bretaña, que apoyó la invasión de Irak.

El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Dermot Ahern, dijo hoy que los secuestradores del periodista Rory Carroll, de nacionalidad irlandesa y corresponsal del diario británico "The Guardian", secuestrado ayer en Bagdad, podrían pertenecer a un grupo chií.

Ahern indicó que, de confirmarse este extremo, se facilitaría la tarea de recabar información sobre el paradero del reportero, quien según su propio periódico, fue secuestrado por un grupo de hombres armados en Ciudad Sáder, una zona de mayoría chií y refugio del clérigo radical Múqtada al Sáder.

La esperanza del Gobierno de Dublín es que los secuestradores no relacionen a Carroll (quien cuando fue secuestrado al parecer portaba un pasaporte irlandés), con la participación del Reino Unido en la invasión y ocupación de Irak, sino con Irlanda, un país tradicionalmente neutral.

Ahern, quien calificó las próximas 48 horas de "clave", aseguró que la misión diplomática irlandesa en Oriente Medio (Irlanda no tiene embajada en Bagdad) está haciendo todo lo posible para recabar información sobre la situación del periodista.

Carroll, nacido en Dublín hace 33 años, empezó su carrera profesional en el periódico "Irish News" de Belfast y en 1997 fue reconocido como el "periodista joven del año en Irlanda del Norte".

Tras ingresar en "The Guardian", el reportero fue destinado a Roma para informar de acontecimientos en el sur de Europa, y en 2002 fue nombrado corresponsal del periódico británico en Sudáfrica.

Desde hacía nueve meses cubría en Bagdad el conflicto iraquí y "The Guardian" ha señalado que es uno de sus periodistas más experimentados en información internacional.