Internacionales

Un total de 108 muertos en Nalchik


Las autoridades recuperaron este viernes el total control de la ciudad de Naltchik, en el Cáucaso ruso, tras los ataques lanzados el jueves por decenas de separatistas islámicos que causaron 108 muertos, la mayoría entre los rebeldes, según el último balance oficial.
“Actualmente la situación en la ciudad es tranquila y no suscita especial preocupación”, afirmó el viceministro ruso del Interior, Andrei Novikov, quien visitó la ciudad escenario de los ataques.
Novikov especificó que “el régimen de seguridad instaurado en la ciudad se mantenía” al tiempo que precisó que en la operación contra los rebeldes se movilizaron unos 2,000 hombres pertenecientes a los servicios de seguridad, la Policía, el Ministerio de Defensa y otras fuerzas del orden rusas.
El viceministro añadió que los últimos nueve rehenes en poder de los atacantes fueron liberados a primeras horas de este viernes.
Novikov especificó que 24 miembros de las fuerzas del orden resultaron muertos y otros 51 heridos en los ataques contra la ciudad de la república musulmana caucásica de Kabardino-Balkaria perteneciente a la Federación Rusa.
Un total de 72 atacantes fueron muertos y otros 31 arrestados, añadió el ministro ruso al subrayar que este balance era, por el momento, provisional.
Asimismo, el intercambio de disparos entre fuerzas del orden y rebeldes provocó la muerte de doce civiles, según explicó el ministro ruso del Interior, Rachid Nurgaliev, al presentar un informe al presidente ruso, Vladimir Putin.
En una reunión mantenida en Moscú con los responsables de las fuerzas de seguridad, Putin reiteró que Rusia “actuará de forma severa y consecuente, como lo hizo en esta ocasión” ante cualquier acción de rebeldes separatistas.
El hospital de Naltchik señaló el viernes la hospitalización de 95 heridos, indicó un responsable de ese centro en declaraciones a la emisora “Eco de Moscú”.
“Son militares, habitantes de la ciudad y policías”, precisó el responsable hospitalario que prefirió mantener su identidad anónima, al explicar que “entre los heridos, nueve personas están en estado grave en la unidad de cuidados intensivos.
En cuanto a los atacantes del jueves, Novikov los cifró en “un centenar (...) en su mayoría reclutados entre los habitantes de la república por (Iless) Gortchkhanov y (Anzor) Astemirov”.
Ambos hombres son, según las autoridades rusas, jefes extremistas islámicos “que tomaron directamente parte en acciones de grupos armados ilegales en Chechenia”.
El viceministro ruso informó que Gortchkhanov había muerto en el ataque a Naltchik al tiempo que negó el temor a una “segunda ola” de acciones al señalar que los asaltantes habían sido muertos o arrestados.
El ataque del jueves, que las autoridades regionales atribuyeron a islamistas radicales, fue lanzado en nombre de los separatistas chechenos, afirmó un portal de internet allegado a los independentistas, que aseguró haber recibido un comunicado de reivindicación.
La prensa rusa, por su parte, fue severa con Moscú este viernes, al destacar que la guerra se estaba extendiendo por todo el Cáucaso del Norte y que las fuerzas del orden son incapaces de prevenir los ataques rebeldes.
La operación rebelde contra Nalchik es la última de una serie de ataques que, desde hace más de un año, desestabilizan a todo el Cáucaso ruso y no sólo a Chechenia, donde las tropas federales de Moscú están desplegadas desde 1999.