Internacionales

Temen pandemia de gripe aviaria

* Compras desenfrenadas del medicamento Tamiflu pese a que se descubrió que no es tan efectivo

La llegada a Turquía y quizás a Rumania del peligroso virus de la gripe aviaria H5N1, a miles de kilómetros de su origen asiático donde ya mató a unas 60 personas, reavivó en el mundo el temor a una pandemia, mientras continuaban el viernes las compras desenfrenadas del medicamento Tamiflu.
En Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reiteró el viernes su preocupación por la extensión geográfica del virus, pero restó importancia al peligro que entraña para el ser humano.
“La propagación del virus H5N1 entre las aves en nuevas zonas es preocupante porque aumenta la posibilidad de nuevos casos humanos”, señaló la OMS en un comunicado. “Pero por ahora todo indica que el virus H5N1 no se propaga fácilmente del pájaro al hombre”, añadió.
En Hanoi, el secretario estadounidense de Salud, Michael Leavitt, llamó a todos los estados a cooperar e intercambiar información sin reservas. “La vigilancia del virus no funciona a no ser que haya transparencia, intercambio rápido de información y espíritu de cooperación”, declaró.
UE refuerza medidas
La UE reforzó este viernes las medidas contra la propagación en su territorio de la gripe aviaria, al tiempo que tranquilizaba a la población antes de que le sábado confirme o desmienta si el virus detectado en Rumania es el H5N1 que provocó la muerte de 60 personas en Asia desde 2003.
“Los estados miembros apoyaron unánimemente las medidas de refuerzo propuestas por la Comisión Europea para reducir el riesgo de introducción de la gripe aviaria en las granjas de pollos de la Unión”, anunció la Comisión en un comunicado.
En Francia, el primer ministro Dominique de Villepin pidió que no cunda el pánico y aseguró que por ahora no se baraja la posibilidad de “encerrar a los pollos” para evitar su contacto con las aves migratorias, presuntas portadoras del virus. Pero el ministro de Medio Ambiente alemán, Jurgen Trittin, discrepa y ha adelantado que su país podría ordenar el encierro de las aves de corral en las regiones que tengan muchos criaderos.
Los expertos veterinarios de los 25 países de la UE deben adoptar este viernes una propuesta de la Comisión Europea destinada a “reducir el riesgo de contacto entre los pájaros salvajes y las aves de corral en las zonas peligrosas, como los pantanos y las regiones conocidas por ser frecuentadas por los pájaros migratorios”.
En Turquía, que se encuentra en estado de alerta desde la confirmación de la presencia del letal virus en su territorio, el Ministerio de Medio Ambiente y Bosques ha decidido prohibir la caza de aves salvajes. Por de pronto, el hallazgo del H5N1 ha tenido efectos inmediatos en el consumo de carne de ave en el país.
En Rumania, donde se confirmó la gripe aviaria y se sospecha que pueda ser causada por el virus H5N1, el consumo de pollo ha descendido considerablemente asestando un duro golpe a los criadores, que han anunciado una disminución del 50% en las ventas.
En la vecina Hungría, “las ventas de ave bajaron de 10 a 15%, incluso un 20% en los departamentos cercanos a Rumania”, según Peter Foldi, Secretario General del Consejo Nacional de Aves de Corral.
Medicamento
no es eficaz
Entretanto, continúa el aprovisionamiento de Tamiflu, medicamento considerado eficaz para combatir el virus. Según el Financial Times, Taiwán ha contactado al fabricante del medicamento, el grupo suizo Roche, para producirlo localmente como fármaco genérico, pero el laboratorio ya ha anunciado que quiere conservar el control sobre la producción.
Al temor a la propagación del virus, se ha sumado un descubrimiento científico desalentador. Un equipo de investigadores ha identificado una cepa del virus H5N1 de la gripe aviaria que es resistente al Tamiflu, informó el viernes el semanario científico británico Nature. Ensayos en laboratorio sobre animales han mostrado que, en cambio, este virus es sensible a otra sustancia llamada Zanamivir, distribuida por el británico GlaxoSmithKline con el nombre de Relenza.
Científicos dudan sobre pandemia
A pesar de la ola de advertencias alarmistas sobre una pandemia de gripe aviaria, algunos investigadores dudan de la inminencia de una nueva epidemia de importancia equivalente a la de 1918 y la amenaza que realmente representa el virus H5N1.
Edwin Kilbourne, profesor de microbiología e inmunología en el New York Medical College, es uno de los que cuestionan la idea de un resurgimiento periódico e inevitable de una gran gripe capaz de diezmar a millones de personas.
El temor provocado por la gripe aviaria “es muy exagerado en mi opinión”, estimó este médico, que trató a pacientes afectados por las epidemias de 1957 y 1968. Kilbourne estima que el virus H5N1 tiene pocas posibilidades de originar la próxima pandemia a causa de su componente N1, una clase de proteína (neuraminidasa o NA), conocida del organismo humano.