Internacionales

Nuevos atentados empañan preparativos de referéndum


Varios atentados al norte de Bagdad, que causaron la muerte de siete personas, empañaron los preparativos del referéndum del sábado en Irak sobre la Constitución post-Saddam Hussein, un voto histórico que ya comenzó este jueves en los centros de detención y los hospitales del país.
Seis iraquíes, entre ellos tres policías y un soldado estadounidense, perdieron la vida en estos ataques, a pesar del importante dispositivo en marcha para vencer la violencia.
Dos oficiales resultaron muertos y otros dos gravemente heridos en un ataque suicida con coche bomba contra su convoy en Kirkuk, anunció la Policía.
En Mossul, dos civiles perecieron por la explosión de un artefacto al paso de una patrulla estadounidense en el céntrico barrio de Muthanna, informó un capitán policial.
Una mujer perdió la vida también en Tikrit, región de donde es originario el presidente derrocado, al impactar un obús de mortero en un popular mercado del centro de la ciudad, confirmó la Policía.
En Baaquba, otro policía murió y tres de sus compañeros resultaron heridos por la explosión de un artefacto al paso de su patrulla en la entrada norte de la ciudad, indicó una fuente policial.
Finalmente, un soldado norteamericano murió en la explosión de un artefacto artesanal dirigido contra su patrulla 50 kilómetros al norte de la capital, anunció en un comunicado el ejército norteamericano.
Mientras tanto, se efectuaban enmiendas de última hora al texto de Constitución que se votará el sábado, lo que facilitó la adhesión de una parte de los árabes sunitas, mientras el más prestigioso jefe religioso chiíta, el gran ayatolá Alí Sistani, llamaba al conjunto de los iraquíes a darle su aprobación.
La modificación más importante es la posibilidad dada al Parlamento, que será elegido el 15 de diciembre, de modificar el texto. Así, si los sunitas consiguen un número suficiente de diputados, éstos podrán hacer efectivas sus demandas, en especial sobre el federalismo, al cual son hostiles.
El gran ayatolá Sistani hizo su llamada favorable desde la ciudad santa de Nayaf. “A toda persona que contacte la oficina para tener una opinión, se le contestará que el gran ayatola insta a los iraquíes a votar ‘sí’ al texto”, indicó a la AFP un responsable de la oficina que quiso mantener el anonimato.
La comunidad chiíta representa más del 65% de la población iraquí, y sus representantes, los grandes ganadores con los kurdos en las elecciones generales de enero pasado, dominan el aparato del Estado.
Las autoridades previeron estrictas medidas de seguridad para la consulta y el país estará prácticamente aislado del mundo y paralizado durante al menos cuatro días.