Internacionales

Presidentes llegan con lluvia a Salamanca

* Después de mucha expectativa se informa que no llegará Fidel Castro

Los gobernantes de España, América Latina, Portugal y Andorra que participarán desde el viernes en la XV Cumbre Iberoamericana comenzaron a llegar el jueves a una lluviosa Salamanca, que finalmente no contará con la presencia de Fidel Castro.
El presidente Fidel Castro no asistirá a la cumbre iberoamericana del viernes y sábado en la ciudad del oeste de España, informó a la prensa el secretario de Estado español de Comunicación, Fernando Moraleda.
“Con Castro había la misma expectativa que teníamos con otros jefes de Estado. Nos hubiese gustado que viniera”, dijo por su parte el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, quien fue puesto al tanto de la noticia el jueves por la noche durante la clausura de un foro cívico en Salamanca.
El gobierno español evitó valorar la decisión de las autoridades cubanas, que se dio a conocer cuando faltaban menos de 24 horas para que comenzara la cumbre.
Fuentes de la delegación cubana en Salamanca confirmaron a la AFP que Castro no estaría en Salamanca, y que las razones de su decisión “están vinculadas a las labores de envío de ayuda médica a Pakistán, por los efectos del terremoto, y a Centroamérica por los daños del huracán Stan”.
La ausencia de Castro derrumbó las expectativas generadas en los últimos meses ante lo que se suponía el regreso del líder cubano de 79 años a estas cumbres, sobre todo porque se celebraba en España bajo un nuevo gobierno, el del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.
El venezolano Hugo Chávez, con quien estaba anunciado que Castro asistiría la noche del sábado a un mitin de solidaridad con las revoluciones de Cuba y Venezuela, llegará la madrugada del viernes, según fuentes diplomáticas.
Aún sin Castro en Salamanca, Cuba salió airosa de las discusiones de cancilleres sobre el contenido de la declaración final de la cumbre.
El canciller cubano Felipe Pérez Roque expresó el jueves “la satisfacción” de su país por “dos importantes decisiones” de los ministros de Relaciones Exteriores que aprobaron las propuestas que traía La Habana: una de rechazo al embargo norteamericano y otra contra el terrorismo, aunque ésta generó bastante discusión.
Para zanjar el diferendo decidieron que no se nombre explícitamente al anticastrista Luis Posada Carriles, pero “apoyan las gestiones para lograr la extradición y llevar ante la justicia al responsable del atentado terrorista a un avión de Cubana de Aviación en octubre de 1976 que causó la muerte de 73 civiles inocentes”.
Las 22 delegaciones dieron el visto bueno a la Declaración final de tres páginas y media y 26 párrafos, además de 14 anexos, según fuentes diplomáticas.
Los anexos se refieren, entre otros, a las medidas para prevenir desastres naturales, a Haití y a la propuesta española de canje de deuda por educación.
Estas cuestiones deberán ser aprobadas por los presidentes, que comenzaron a llegar el jueves desde primera hora de la mañana a Salamanca: Abel Pacheco, de Costa Rica, y Ricardo Lagos, de Chile, inauguraron la lista, seguidos por el secretario general de la ONU, Kofi Annan.
Los presidentes de Colombia, Honduras, México, Paraguay, Portugal, República Dominicana y Uruguay, y los vicepresidentes de El Salvador y Guatemala ya están también en Salamanca, adonde tenía previsto llegar a última hora el presidente de Brasil. Sus pares de Argentina, Bolivia y Perú lo harán el viernes.
Con lluvia, también recibió Salamanca a los anfitriones, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el rey Juan Carlos -único jefe de Estado que ha estado en las 15 cumbres iberoamericanas desde su inicio en 1991 en México.
El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, altos responsables de la UE como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y de instituciones financieras internacionales y de desarrollo, estarán también en esta cumbre, al margen de la cual ya comenzaron numerosas reuniones bilaterales, como las celebradas por Zapatero con Kofi Annan y con el uruguayo Tabaré Vázquez, anfitrión de la XVI Cumbre Iberoamericana de 2006.
La inmigración, la situación político-social de América Latina, la lucha contra la pobreza y el terrorismo y la prevención de desastres naturales como el que golpeó días atrás a Centroamérica y México, son algunos de los ejes temáticos de los cuatro plenarios de jefes de Estado y de Gobierno.
Del tenor de los debates a puertas cerradas informará el uruguayo Enrique Iglesias, titular de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) creada para dinamizar el sistema de cumbres, y que el jueves debutó como “portavoz” de la Cumbre.
Dos novedosos foros de discusión, uno de ONG y otro de empresarios, que elevarán sus conclusiones a la XV Cumbre, se celebraron el jueves en Salamanca, blindada por más de 2,600 policías y guardias civiles y un avión radar AWAC de la OTAN.