Internacionales

Gutiérrez asume riesgo en Ecuador


El destituido ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez confirmó hoy que renunció al asilo político que le otorgó Colombia el pasado 4 de octubre y anunció que regresará mañana, viernes, a Quito pese al riesgo de ser aprehendido.
Gutiérrez, destituido el pasado 20 de abril, calificó como "usurpador" al actual mandatario de su país, Alfredo Palacio, quien fue su vicepresidente, y subrayó que él sigue siendo el presidente constitucional de Ecuador.
El ex jefe de estado hizo el anuncio durante una rueda de prensa en un hotel de Bogotá en la que presentó su libro "Rostros de la conspiración: el golpe", en el que narra aspectos de su salida del poder.
"Comunicó a mis compatriotas y a la opinión colombiana que estoy renunciando al asilo ofrecido por el Gobierno de Colombia", expresó el ex gobernante y dijo que la concesión del asilo "es una demostración de la persecución demencial" contra él, sus familiares y partidarios.
Explicó que desistía de la protección colombiana "para retornar inmediatamente a Ecuador y recuperar el poder".
Gutiérrez estuvo acompañado por el que fuera canciller de su Gobierno, Patricio Zuquilanda, y por su hermano y ex diputado Gilmar Gutiérrez.
También le acompañaron el ex secretario de Administración Fausto Cobo y al empresario Milton Ordóñez, militante del partido Sociedad Patriótica, que permanecían en Bogotá desde el 20 de septiembre, obtuvieron con él el asilo el pasado 4 de octubre y viajarán a Ecuador mañana.
Criticas a Chávez
Lucio Gutiérrez, coronel retirado de 49 años, obtuvo "asilo territorial" del Gobierno de Colombia, y se declaró perseguido político aunque las autoridades de Quito lo niegan.
El ex mandatario dijo que el libro se narra la verdad y solamente la verdad sobre el flagrante golpe de Estado en Ecuador en contra del deseo mayoritario del pueblo ecuatoriano".
Señaló que el golpe fue promovido por "ciertos grupillos complotados que no significan más allá del 0,1 por ciento de la población ecuatoriana y que no representan a nadie, sino a sus oscuros intereses".
Acusó de participar en la conspiración para sacarlo del poder al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que "habla de soberanía y no respetó la soberanía de tres millones de ecuatorianos que, a través de su voto soberano y mayoritario, me eligieron presidente de la República, aupando el golpe de Estado como lo hizo e Bolivia".
"El presidente Hugo Chávez ha dicho que a mí me derrocó el pueblo. Miente, porque mi Gobierno fue totalmente democrático y popular", dijo.
Criticó también a la Organización de Estados Americanos (OEA) y expresó que si este organismo "hubiera hecho funcionar la carta democrática" antes de su derrocamiento "hubiera dado un ejemplo histórico".
Lucio Gutiérrez afirmó que su salida del poder fue impulsada "por las clases medias altas de Quito" y subrayó que "allí no hubo campesinos, no hubo pueblo".
"Reitero, vamos a regresar inmediatamente a Ecuador para realizar todas las acciones legales y constitucionales para recuperar el poder que ilegítimamente está en manos del usurpador (Palacio)", dijo.
El depuesto mandatario explicó que mientras hacía las declaraciones llegaba a la Cancillería colombiana una comunicación con su decisión.
Preguntado si teme ser arrestado al llegar al aeropuerto de Quito, comentó que el juicio que tiene en su país "es politizado".
"El presidente constitucional electo por tres millones de ecuatorianos es Lucio Gutiérrez, esté exiliado, en la cárcel o donde me encuentre", manifestó.
Insistió, en alusión al presidente Palacio, en que "ese señor le está fallando al pueblo ecuatoriano" y su Gobierno "demuestra una total ineptitud. No está haciendo nada para que se caiga, se está cayendo solito".
Aseguró que para regresar a Ecuador tiene "un importante apoyo, especialmente de la población pobre" y dice que lo hace "con la fuerza moral de mis actos, con las manos limpias.
AFP.- El depuesto presidente Lucio Gutiérrez presentó esta tarde su libro, tras anunciar la renuncia al asilo político.