Internacionales

China envía hombres al espacio

* Segundo vuelo exitoso en su ambicioso plan de conquista del espacio

China dio un nuevo paso adelante en su ambicioso plan de conquista del espacio, al lanzar este miércoles una nave con dos astronautas a bordo para una misión de cinco días, dos años solamente después del primer vuelo espacial tripulado.
El despegue del cohete Larga Marcha 2F tuvo lugar a las 09 horas locales desde la base espacial de Jiuquan, en Mongolia interior, a unos 1,000 km al oeste de Pekín.
Shenzhu (Nave divina) VI, que debe efectuar una misión de cinco días en el espacio, quedó en órbita 21 minutos después del despegue.
“Es un éxito completo (...), el mundo entero pudo ver el éxito del vuelo tripulado Shenzu VI”, dijo el primer ministro chino, Wen Jiabao, en un discurso desde la base espacial de Jiuquan (noroeste), transmitido en directo por la televisión nacional.
Los dos “taikonautas”, Fei Junlong, de 40 años, y Nie Haishjeng, de 41, se habían instalado en la nave a las 06.40 horas locales. Unos minutos después del despegue, los dos hombres saludaban con la mano frente a las cámaras a bordo, para indicar que todo funcionaba normalmente.
La ruta hacia el Centro Espacial había sido cortada a 200 km al sur del mismo, y los periodistas extranjeros que trataron de llegar fueron desviados hacia la ciudad de Jiuquan, donde los escolares celebraron en las calles a los dos nuevos héroes chinos.
El lanzamiento se produce exactamente dos años después del exitoso primer vuelo espacial tripulado chino. El 15 de octubre de 2003, China se convirtió en el tercer país en efectuar vuelos espaciales tripulados, 42 años después de la Unión Soviética y Estados Unidos.
La misión Shenzhu VI, durante la cual los dos tai-
konautas efectuarán experiencias científicas en un ambiente sin fuerza de gravedad, confirma las grandes ambiciones chinas de conquista del espacio. Shenzhu VI efectuará órbitas alrededor de la Tierra durante 119 horas en los próximos cinco días antes de aterrizar en la estepa de Mongolia interior.
Los expertos son unánimes en subrayar que el programa chino se está acelerando, si bien no presenta ninguna innovación técnica. La próxima etapa, con Shenzhu VII, probablemente en 2007, debería comprender salidas al espacio.
También como consecuencia del éxito de la presente misión, una nave tripulada por una mujer podría ser puesta en órbita dentro de cinco años en un vuelo Shenzhu IX, según informaciones de la agencia de prensa estatal Pekin News (Noticias de Pekín).
“La selección y entrenamiento de una mujer astronauta ya forma parte del plan que estamos desarrollando”, dijo a la agencia Chen Shanguang, director del centro de entrenamiento de astronautas en China. “Comparadas con los hombres, las mujeres astronautas son más pacientes, más estables sicológicamente y más hábiles en un ambiente aislado”, comentó Chen, según Pekin News.
El objetivo de China a mediano plazo es disponer de una estación espacial con importantes repercusiones civiles militares, y luego hacia 2017, enviar un vehículo de exploración hacia la Luna para recuperar muestras lunares.
Rusia saludó este miércoles la exitosa misión espacial y manifestó su interés por trabajar junto con China en futuros programas de este tipo.
“Otra potencia se unió al club espacial”, comentó Nikolai Moiseyev, jefe de la agencia espacial rusa en declaraciones a ITAR-TASS, refiriéndose al vuelo de Shenzhu VI, construido sobre la base de la tecnología de las naves rusas Soyuz.