Internacionales

Recuento macabro de víctimas en Guatemala

* Apenas comienzan a descubrir dimensiones de la tragedia

Guatemala apenas comenzaba a descubrir este lunes la dimensión de la tragedia provocada por intensas lluvias que cayeron desde el 1 de octubre, con saldo provisional de 652 muertos, 3.5 millones de afectados, 1,400 desaparecidos en dos pueblos indígenas y “cientos” en otras aldeas.
En las aldeas de Panabaj y Tzanchaj, que fueron sepultadas la madrugada del miércoles por un alud, en las que había unos 1,400 desaparecidos, el alcalde del lugar, Diego Mendoza, pidió que se declarara “fosa común”.
Mientras los guatemaltecos recibían con horror las noticias de esas dos aldeas en el municipio de Santiago Atitlán, 180 km al oeste de la capital, el alcalde de Santo Domingo, departamento de Suchitepéquez, Mario Pérez, anunciaba que en esa zona del suroeste también había “cientos de muertos o desaparecidos”.
El jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general Bantz “John” Craddock, llegó este lunes a Guatemala para conocer de primera mano la situación. En una entrevista con la cadena de televisión CNN, Craddock indicó que “lo que ya sabemos es malo, y probablemente lo que todavía no conocemos sea igualmente malo”.
En Coatepeque, 230 km al suroeste de la capital, Pérez dijo a la AFP que “no se puede determinar un número exacto de muertos o desaparecidos, pues no se ha podido llegar al área para corroborar la información que nos han proporcionado las personas evacuadas, pero estimamos que son cientos”.
Según informes preliminares, las inundaciones y deslaves provocados por la tormenta Stan dejaron pérdidas en infraestructura y cultivos por unos 800 millones de dólares.
El presidente Oscar Berger decretó este lunes tres días de duelo nacional ante la tragedia, que superaba con creces los estragos provocados en 1998 por el devastador huracán Mitch. “No es grato decirlo, pero las comunidades San José Los Tiestos, El Jardín, El Martillo, Nueva Venecia, El Tiempo y Puntarena, están completamente destruidas, mientras que otras 14 aún están inundadas”, sostuvo el alcalde Pérez.
Según Pérez, los afectados son unos 15,000, ubicados en comunidades cercanas a la costa del Pacífico, en la desembocadura del río Nahualate, uno de los que más problemas ocasionan durante la época lluviosa que va de mayo a noviembre.
Desde el aire la zona luce completamente anegada. En la ruta entre Guatemala y Suchitepéquez, el agua destrozó cinco tramos carreteros, lo que hace imposible llegar por vía terrestre de la ciudad a las áreas afectadas. Pérez detalló, además, que las poblaciones que viven de la siembra de maíz, ajonjolí, plátano y banano, perdieron todas las cosechas, pues “el agua acabó con todo”.
En tanto, en la zona costera de los departamentos de Quetzaltenango y San Marcos (oeste), la situación tampoco era alentadora, pues de acuerdo con el delegado de la Cruz Roja Guatemalteca (CRG) en Coatepeque, Quetzaltenango, Manuel Rodríguez, seis poblaciones se encuentran incomunicadas.
“Las constantes lluvias no nos han permitido ingresar a dichas localidades. Por fortuna, sabemos por personas que han logrado salir por sus medios que los vecinos afectados encontraron partes altas donde poder ubicarse para escapar de las inclemencias del tiempo”, sostuvo Rodríguez.
La información proporcionada detalla que las comunidades Ocós, Tecún Umán, Tilapa, La Blanca y Chiquirines, se inundaron en su totalidad y permanecen incomunicadas, mientras que en otros 15 poblados aún tienen problemas serios para acceder a servicios básicos.
Coatepeque también está incomunicado, pues no tiene paso hacia la cabecera departamental (Quetzaltenango, oeste) ni hacia México, como consecuencia de los derrumbes y puentes colapsados en las distintas rutas.
Por su parte, el director del Instituto de Meteorología, Eddy Sánchez, dio a conocer el ingreso de una onda tropical que traería más lluvias. “En el área de la capital y la costa del Pacífico la tendencia es a despejarse y tener buenas condiciones de tiempo, pero en el transcurso podríamos recibir los efectos de la onda tropical que se formó hace días en el Atlántico”, dijo Sánchez.
De acuerdo con el experto, la nueva onda tropical “podría traer lluvias especialmente para la costa del Pacífico durante esta tarde y la madrugada de este martes”.