Internacionales

Chiapas incomunicado


Tapachula, Mexico /efe -Indígenas, campesinos y pescadores atrapados en aldeas inundadas del sur de México reclamaron ayer ayuda al presidente Vicente Fox, quien al sobrevolar el Estado de Chiapas divisó una estela de muerte y destrucción.
Fox dirige las tareas de asistencia a miles de damnificados en Tapachula, ciudad chiapaneca de más de 300.000 habitantes y devastada por las lluvias asociadas a la ya disipada tormenta “Stan”.
A menos de 24 muertos y dos millones de personas han resultado afectadas en México, mientras que en Centroamérica son más de medio millar los fallecidos a consecuencia de esa depresión tropical.
El mandatario, que se encuentra desde el viernes en Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala, sobrevoló en helicóptero diversas localidades selváticas y pudo ver los daños causados por los ríos desbordados en comunidades campesinas, campos de cultivos y ganado, y obras de infraestructura.
Fox ha ordenado a los militares rescatar tan pronto como se pueda a cientos de campesinos que se cree están atrapados en aldeas remotas de los estados de Chiapas, Veracruz, Tabasco, Oaxaca, Guerrero y Puebla, donde hoy mejoró el tiempo aunque no lo suficiente como para que los socorristas puedan operar plenamente.
Periodistas que recorrieron una vasta zona chiapaneca en helicópteros o lanchas pudieron ver a indígenas y otros labriegos clamando por ayuda desde los techos de las viviendas precarias o las copas de los árboles.
Pedro Antonio Jiménez, uno de los 50.000 damnificados que se encuentran en los 150 albergues de Tapachula, dijo temer que en una aldea de la cercana y aislada localidad de Huixtla estén “atrapados, desesperados y con hambre más de 30 niños, mujeres y ancianos”.
Tapachula, considerada como la capital económica y agroindustrial de Chiapas y localizada cerca de la frontera con Guatemala, aparece rodeada de inmensos lagos de lodo y de ríos que bajan sucios y desbocados desde las montañas de Chiapas, estado con una población mayoritariamente indígena.
El gobernador del estado, Pablo Salazar, que acompaña a Fox en Tapachula, dijo hoy que su oficina ha documentado la muerte de diez personas y que trece fueron reportadas desaparecidas.
Asimismo, el gobernador estimó que al menos 14.000 viviendas urbanas y rurales resultaron dañadas por las lluvias, aunque fuentes privadas calculan que la cifra llegaría a 25.000.