Informatica

Industria de la impresión hace su parte para cuidar la tierra


Especial para INFORMÁTICA
El cuidado de los recursos naturales no requiere de una actitud distante, sino de un trabajo proactivo e inmediato. Es de esta forma como los fabricantes de tecnologías debemos actuar implementando programas de sostenibilidad empresarial, que piensen en un plan ambiental impactante buscando cuidar el entorno y beneficiando a la sociedad que utiliza nuestros productos.
Para lograr un buen plan de gestión ambiental, los fabricantes deben implementar medidas que evalúen los efectos sociales, tecnológicos, culturales, económicos y ecológicos que tienen las operaciones de su empresa. Así como se establece un costo social, también es necesario considerar el costo ambiental que una operación de fabricación de máquinas y suministros trae consigo.
Cualquier empresa fabricante de impresoras y consumibles genera un impacto ambiental si los incentivos no están encaminados a evitarlo. Los incentivos son ganancias adicionales que influyen sobre el comportamiento de los consumidores.
Una pregunta que surge en este tema dentro de problemática ambiental es: ¿Quién debe pagar los costos por incrementar la calidad ambiental? En un principio se pensaría que “el que tira la basura”, esto funcionaría si sólo hubiera dos personas en el mundo, pero la población día a día se incrementa, por lo que hay que buscar soluciones que abarquen esta demanda.
Cuando hablamos de políticas ambientales, requerimos el compromiso de todos los fabricantes de soluciones de impresión para crear una metodología que nos permita definir cuáles son las actividades a seguir tomando como base aspectos importantes tales como: Planear, Hacer, Verificar y Actuar; así mismo se requiere contar con indicadores de gestión que guíen el proceso a fin de garantizar que los objetivos empresariales tiendan hacia el mejoramiento continuo.
Los programas de protección ambiental para la industria IT deben impactar los procesos, productos y servicios empresariales, siendo propósitos que requieren cambios en la tecnología utilizada, en la infraestructura física y en las prácticas operativas, de servicio, e incluso ventas.
Todas estas medidas e instrumentos tienen como único objetivo un Desarrollo Sostenible para darle un uso adecuado a los recursos que permitan satisfacción de las necesidades básicas de los clientes u usuarios de tecnologías, pero sin comprometer los recursos de generaciones futuras.
Por último, el nuevo orden global obliga a tener en cuenta una planificación socio-económica de los recursos disponibles, la opción para resolver los problemas que avanzan por las necesidades sociales (desigualdad para alcanzar una calidad de vida por sobre los niveles de pobreza), pues los problemas ambientales no están limitados a las fronteras de cada país y por esto, es determinante en el desarrollo o el atraso de una nación.