Informatica

Blade Server: servidor para grandes procesos


Blade Server es una arquitectura que ha conseguido integrar en tarjetas todos los elementos típicos de un servidor. Estas tarjetas (blades) se insertan en el backplane dentro de un chasis que a su vez integra y permite compartir los elementos comunes como son la ventilación, los switches de red, la alimentación, etc., reduciendo el consumo eléctrico, cables, sistemas de enfriamiento, entre otros.
Una tarjeta blade es un servidor completo. La memoria RAM, el disco duro y el CPU, están contenidos en el blade éstos son instaladas mediante la simple inserción. Las bandejas pueden ponerse cuando se quiera y quitarse de igual manera, sin que el servidor sufra modificación alguna y permanece siempre a pleno rendimiento.
Las empresas que requieren de la actualización de sus sistemas enfrentan el problema de consumo eléctrico, espacio, control de temperatura y ubicación de los nuevos equipos. Tradicionalmente, hasta la llegada de los servidores blade, el método para incrementar la performance general del centro de datos era agregar más servidores en rack o en torres, lo que ocupa más espacio, complica el cableado, hace más compleja la gestión de administración de los sistemas, consume más recursos, etc.
La reciente introducción de blade servers ha buscado brindar las capacidades de servidor en un diseño más eficiente en cuanto a costo y espacio. Para suministrar soluciones cada vez más poderosas y una solución blade eficiente, se ha buscado la manera de reducir el tamaño del chasis, bajar el consumo, simplificar el cableado y el mantenimiento, mientras se incrementa la performance.

Ventajas
La arquitectura blade server presenta muchas ventajas frente a otros sistemas. Reduce la carga de trabajo de gestión gracias a su infraestructura simplificada y elimina la necesidad de excesivos conocimientos técnicos. La gestión de los servidores blade se realiza desde una misma consola.
Comparte fuentes de alimentación y ventiladores, y una gestión del sistema centralizada disminuye los costos a largo plazo comparado con servidores montados en rack.
Comparte un backplane común, en el cual se conecta cada blade, eliminando la mayoría del cableado que se encuentra en los sistemas montados en rack.
Intercambio en caliente (hot-swap) significa que un blade que falla puede ser reemplazado con el equipo energizado sin ningún impacto en los otros blades.
La eliminación de cableado, la disponibilidad de los servidores en un solo equipo, la integración de todos los elementos en un único equipo y la gestión unificada de los mismos facilitan el trabajo de los técnicos.