Informatica

El abuso del correo electrónico disminuye la productividad


Los usuarios de comunicaciones electrónicas pueden tardar más de cuatro veces en intercambiar el mismo número de mensajes que cuando se comunican cara a cara.
El aparentemente inofensivo comportamiento de los colegas puede causar un daño incalculable en las relaciones de equipos de trabajo y en la productividad de las empresas que tienen muchas oficinas, de acuerdo con un estudio de Cisco Systems.
Los investigadores hallaron que una confianza excesiva en el correo electrónico, fallas al responder los mensajes, y el uso de métodos inapropiados de comunicación pueden dañar la confianza y obstaculizar el progreso de proyectos críticos. Cuando los equipos de trabajo virtual rechazan la necesidad de socializar, mantener contacto visual y establecer normas de comunicación actualizadas, la confianza que se construye es frágil y fácilmente vulnerable, lo que lleva al surgimiento de conflictos y ruptura en las relaciones.
El estudio de Cisco, denominado “Psicología de las comunicaciones empresariales efectivas en equipos de trabajo geográficamente dispersos”, fue conducido por especialistas en psicología ocupacional de Pearn Kandola. Los expertos analizaron el fenómeno de la “erosión de la confianza”, problema que se presenta en muchos grupos de trabajo virtuales.

Seguridad de correo electrónico
Los múltiples ataques que tuvieron lugar en 2006 combinados para generar un mayor volumen de amenazas de correo electrónico, generaron grandes beneficios en el cibercrimen, al menos así lo dio a conocer esta semana el sitio web del Diario Ti.
Agrega que SonicWALL anunció que los datos recogidos por su red Smartlabs de alrededor de un millón de usuarios de correo electrónico, mostraron un incremento de la convergencia en el ecosistema del malware durante 2006, con una combinación de spam, phishing, virus y ataques DHA que proporcionaron nuevos niveles de rentabilidad en los fraudes a través de la red.
Durante el año, SonicWALL registró el doble de ataques DHA, que aumentó hasta dos veces y media los niveles de 2005, junto con mayores y más ingeniosos niveles de ataques phishing y un pico de aumento en los intentos de virus “sigilosos”.