Esta Semana

Se organiza Centro de Apoyo a los Mayores

U na seńora reveló que su hijo, un médico de 42 ańos, ya enfrenta problemas para obtener empleo. ŤEn todos los lugares en donde aplicó, solamente le responden que posteriormente le darán respuesta, pero qué va... nunca le avisanť, se queja dońa Marlene Díaz, de 63 ańos.

— —

L a madre del galeno se encontraba en el ŤCentro de Apoyo a los Mayoresť, una novedosa Ťorganizaciónť que con las uńas viene trabajando en contra de la discriminación y la marginación injusta que sufren las personas mayores en este país.;


Dońa Marlene explica que su hijo posee una clínica, pero que debido a la crisis económica que enfrenta la población, los pacientes cada día son más escasos, lo que motivó al doctor a buscar empleo.;


No obstante, en los centros de trabajo en donde necesitan médicos, por lo general siempre hay un requisito que suena odioso, repugnante y discriminatorio: ŤNo se aceptan a personas mayores de 40 ańosť, o Ťedad entre 25 y 30 ańosť.;


Pero si un médico de 42 ańos, lleno de vida y que todavía puede ser explotado por dos décadas más, enfrenta problemas para obtener empleo, ¿qué tal una persona mayor de 60 y sin mucha preparación académica?, se preguntó dońa Marlene.;


CAMINANTE NO HAY CAMINO,;
SE HACE...;


La presencia de dońa Marlene en el Centro de Apoyo a los Mayores, según explicó, era para expresar todo el respaldo a la semilla que allí está naciendo a favor de las personas de la tercera edad, a los que la sociedad margina al negarles el derecho constitucional de obtener un empleo.;


El Centro de Apoyo a los Mayores es iniciativa de la seńora Gloria Sequeira, quien facilita su vivienda, ubicada de la Shell de Ciudad Jardín una cuadra al lago, para realizar todas las gestiones a favor de buscarle empleo a las personas de la Tercera Edad.;


El local frecuentemente es visitado ;


por hombres mayores que buscan desesperadamente un empleo que les permita un ingreso de dinero, por muy pequeńo que sea, para sobrevivir.;


Una de esas personas es don Benjamín Rizo Chacón, de 53 ańos, quien di-;
ce ser operador de máquinas, pero desde hace varios ańos se encuentra desempleado.;


ŤYo sobrevivo con 50 dólares mensuales que me envía mi hijo desde los Estados Unidos. Ese dinero es demasiado poco. Necesito trabajar en lo que sea, yo puedo hacer cualquier tipo de Ťrumbosť, pero nadie me contrata porque tengo más de cincuenta ańosť, dijo.;


UN JUBILADO DE 73;


Otro de los Ťclientesť del Centro de Apoyo a los Mayores es don Alfonso Aburto Tinoco, un jubilado de 73 ańos, quien sobrevive con menos de doce córdobas diarios que recibe como pensión del INSS, ya que cada mes tiene que hacer fila para recibir un cheque de 350 córdobas.;


Dice ser albańil y está consciente que por su condición de jubilado ya no puede ser contratado por otra compańía, pero sí espera que lo contraten para hacer Ťcualquier rumbitoť.;


La queja de don Alfonso no se diferencia en nada de los anteriores. ŤLa gente solamente busca jovencitos para trabajar. Yo me siento cansado de tanto buscar trabajo. En éste país parece que es imposible que trabaje un hombre de mi edadť, dice.;


En tanto, dońa Gloria Sequeira, una persona mayor que trabajó varios ańos en los Estados Unidos y que al regresar a Nicaragua decidió luchar por hacer algo a favor de las personas mayores, asegura que en el poco tiempo de haber montado el ŤCentro de Apoyo a los Mayoresť, tiene en sus manos numerosos currículum de personas de la tercera edad con mucha experiencia.;


TODO TIPO DE ŤESPECIALISTASť;


Relató que entre las personas mayo-res que desean trabajar sobresalen: domésticas, carpinteros, choferes, jardineros, panaderos, vigilantes, maestros, agricultores, agrónomos, contadores, secretarias, enfermeras, músicos, administradores de empresas, auditores, electricistas, etc.;


La seńora dice que el Centro se fundó sin ningún interés económico, ya que el objetivo es crear conciencia entre la sociedad para que no marginen a las personas mayores, pues los mayores tienen la sabiduría que brinda la experiencia.;


Dońa Gloria se siente tan segura de que su proyecto tendrá éxito, que desde ahora se aventura a realizar llamados a todas las personas mayores que deseen trabajar para que asistan al Centro, Ťya que aquí les ayudaremos a conseguir empleoť.;


ŤComo caminante que ha andado el camino, tenemos que unirnos para continuar la labor de enseńanza a nuestros hijos y nietos en el sentido de que la dignidad no se debe comprometer por el sólo hecho de estar en avanzada edadť, expresó.;


CON UNA PEQUEŃA AYUDA;


La fundadora del Centro está consciente que todo inicio es duro. Que todo cuesta. Pero, que es posible concientizar a la sociedad. Dice que espera ayuda de los gobernantes o de algún organismo para que le brinden pequeńas cosas que necesitan como una máquina de escribir, un escritorio y una archivadora.;


Hay que destacar que el entusiasmo en dońa Gloria y el de los que llegan al Centro de Apoyo a los Mayores es notorio. Ojalá y no estén predicando en el desierto.