Especiales

Emila Persola y su blogs irreverente

Martín Mulligan es uno de los blogueros más seguidos en la Web de EL NUEVO DIARIO, donde “comenzó a gatear” hasta alcanzar preferencia en el Premio 20Blogs del periódico español 20minutos.es. Mulligan, en constantes amoríos con su seudónimo Emila Persola, participa de esta competencia planetaria con su “Idearium de un gorrión nervioso”. END desnuda hoy la mente d estos dos personajes

Iconoclasta, agnóstico, heteroflexible. Martín Mulligan (Managua, 1979) dice haber encontrado en Emila Persola una máscara para siempre.
Emila Persola es su seudónimo --o voz narradora-- es una de los más seguidos en la Web de EL NUEVO DIARIO, donde “comenzó a gatear” como bloguero hasta alcanzar preferencia en el Premio 20Blogs del periódico español 20minutos.es. Actualmente, participa de esta competencia con su “Idearium de un gorrión nervioso” en la categoría Blogueros por el mundo, en la que se inscribieron más 15 mil personas de todo el planeta.
Según Mulligan, Emila Persola es parcialmente una creación de lo que su ser ha establecido, pero "la otra mitad es una suma de ideas que la gente fue creando de él/ella con sus comentarios y especulaciones en END.
Participás en un concurso internacional de blogueros, ¿qué te llevó a arriesgarte junto a tantos escritores?
La curiosidad, las dudas, ¿y por qué no? El premio (dotado de 3.000 euros). Nada se pierde.
¿Cuál es tu 'feeling' de los blogs?
Hace un año tuve un accidente. Lo que me hizo estar mucho tiempo en casa, y mi contacto más fluido con el mundo fue internet. Creo que en ese momento empezó el ‘feeling’ de crear una constancia de escribir más blogs. Ahora utilizo la disciplina del periodismo para no dejar de escribir con regularidad para mí y para los seguidores que he logrado.
De acuerdo con tus textos, sos como un pequeño saltamontes, que de un tópico formal --llámese político--, te trasladás hacia uno rosa o urbano, por ejemplo.
El mundo virtual te crea condiciones omnipresentes y con acceso a infinidad de sitios, supongo que es normal que pase eso. Hoy estás aquí con la política del país, mañana Ricky Martin hace portada con sus revelaciones, el cambio climático reúne a todos en Copenhague, las tropas gringas no pueden contra el Talibán, o en mi casa ha desaparecido mi tortuga Jerry. Internet nos lleva de un lado a otro, y el bloguero siempre tiene de dónde coger para crear sus temas.
¿Qué te aportan los blogs y de qué manera contribuís con ellos?
A mí los blogs me añaden disciplina, y ésta me obliga a responder más a los lectores. Creo que la gente debe ir entendiendo que los blogs son medios alternativos de comunicación, y que un bloguero no es necesariamente un periodista a quien hay que apelarle por una ética. Este reclamo lo he sentido con mucha frecuencia, pero el lector debe ir aprendiendo esa diferencia.
Aunque escribo con el impulso del instante, espero que mis blogs sean libros en un futuro. En términos generales percibo mis blogs también como una composición de proyectos literarios, y quien los sigue puede darse cuenta de que escribo con recurrencia, por ejemplo, sobre alguien llamada Rosario, de mis viajes interlocales; una serie de poemas eróticos, y todos son proyectos independientes que, supongo, un día concluirán en libros cuando varias de las etiquetas reúnan material suficiente.
Pero, ¿por qué llevar al papel algo que ya circula en internet?
Porque las páginas webs no se pueden llevar al baño, a la cama…
Además, otro público, el que todavía no está inmerso en las nuevas tecnologías, tendría acceso a este contenido.
¿Qué diferencia hay entre tu bitácora personal “Idearium de un gorrión nervioso” y lo alojado en EL NUEVO DIARIO?
Mi bitácora personal alimenta también el espacio que me ofrece la edición online del diario, pero claro, en éste, igual que Facebook, es donde más foros genero. En END la gente tiene la posibilidad de escribir con seudónimos. Entonces, cuando escribo pensando que algo va para el diario, pienso siempre en todo ese ejército invisible y lapidario que opina “en secreto”. Ellos marcan las pautas, y a diferencia de muchos blogueros del diario, no soy condescendiente con ellos. Escribo esperando sus pedradas y quizás hasta me exciten.
Sí, aunque no administrás tu cuenta, permitís de todo…
Jajaja… Hace tiempo desarrollé callos…
Tomando en cuenta la idiosincrasia nicaragüense, ¿habría que dejar de escribir ante opiniones tan fuertes o lectores que se salen de las temáticas?
No hay que dar tregua. Hay que contribuir más bien a criticar esa idiosincrasia del nicaragüense, pues en el fondo no es digna de admiración. Somos un pueblo muy intolerante, desafortunadamente esperanzado más en las bendiciones o maldiciones que provengan del cielo, que en preocuparnos por encontrar una conciencia capaz de superar nuestro atraso económico, social, político y hasta espiritual.
¿Y cuando saltan los prejuicios sociales? En algún momento tus lectores demandaron que definieras si eras gay.
Yo he creado estas situaciones porque he escrito blogs asumiéndome como gay. Tengo un compromiso con la comunidad gay y lésbica de mi país. No soporto su rechazo, me resultan repulsivos los homofóbicos, sobre todo porque muchas veces son ellos los que más plumas afloran sin percatarse. Este país no sólo está desbaratado por su casta política, sino también por su providencialismo e imposibilidad de ver que no sólo Cristo es El Salvador. También tenemos manos, pies y por algo mordimos la manzana.
¿Qué se gana y se pierde con los blogs?
Se gana seguidores, posicionando tu espacio como un medio alternativo. Se pierde la privacidad si incorporás ese aspecto a tus temáticas, como es mi caso. Mis blogs son una mezcla de ficciones que parten de una base real, pero en ellas expongo en gran medida mi vida y no necesariamente mis virtudes.
¿Qué es lo peor que te ha dicho un cibernauta en END?
Álvaro Vergara tiene muchas caras y básicamente sus complejos lo han dicho todo.
La cultura bloguera
¿Cómo valorás la cultura bloguera en Nicaragua?
Hay dos caras. Los espacios de blogs de los grandes diarios y los blogs personales. En ambos lados tenemos problemas. Con los blogs personales hay muchos blogs de vitrina. Poca gente los alimenta con regularidad. Los literatos escriben poesía muy interiorista que no todo el tiempo toca al otro. Otros, los académicos, llenan sus blogs de sábanas de texto que poca gente lee. Y hay otros que lo utilizan de manera tan intimista que ni siquiera lo dan a conocer.
En los grandes diarios, se repiten a sus blogueros, aunque no creo que sea un problema del diario, sino un asunto de falta de blogueros. Por otro lado, hay una gran confusión, muchas veces articulistas de opinión exploran erróneamente como blogueros.
Considero que los mismos comentaristas de blogs podrían marcar una diferencia, sin embargo, no lo hacen, prefieren seguir desde sus trincheras del anonimato sólo recetando insultos y bromas. No se atreven a hacer blogs, sin entender que sus propios comentarios son muchas veces excelentes blogs. Y ahí tenés a comentaristas constantes como Oscar Flores, Borracho Sin Frontera, Residente, Elizabeth Pravia, Me109cito o a Danilo Fajardo Arróliga, que es el único que se atreve a bloguear.
¿Por qué crees que la gente teme escribir blogs?
Escribir te expone. Es un acto humano que sólo puede encontrar calidad si tocás fondos y situaciones que apelen a una reacción del lector. Escribir es un acto catártico y hay que reconocer que si lo hacés público en un lugar como en EL NUEVO DIARIO, va a llegar a unos tipos duchos que saben cómo “bajarte de la mula”. Pero ustedes dejan, sin embargo, publicar a gente con seudónimos, como es el caso de Peinando la culebra. Por eso me extraña que no haya más gente intentando ser bloguero.
Tus criterios para un blog…
Debe ser un Molotov que reúna los siguientes ingredientes: originalidad temática, alimentación continua, que sea provocativo y que su composición preferiblemente no sobrepase las 400 palabras. Que se desapegue de los cánones del artículo de opinión, pero que no ascienda al intimismo olímpico de las musas. Dos cucharaditas de ficción, tres de realidad y una de humor. Un gancho importante es que atrapés al lector desde el título, si no estás perdido.
De los blogueros que seguís, ¿cuáles son tus favoritos?
De quien más he aprendido es de Sin Pulso (Daniel Díaz), un bloguero en Madrid, chofer de un taxi, que narra todo lo que le pasa en “Ni libre ni ocupado”. Lo sigo religiosamente.
En Nicaragua…
Notas Poco Rigurosas, Sustrato, Dulce Orquídea, La Esfera Infinita, Letras desde Lesbos, Roberto Guillén (Fotografía), Asteroide B612, Generación Atlas o Uliteo de mi maestro Fredy Quezada, el que seguramente más me influencia en contenido.
¿Los blogs ayudan a paliar los nervios del gorrión nervioso?
Ya quisiera, pero es cuando más fumo.
Tus proyectos…
Terminar la carrera de Filología y Comunicación, consolidarme en el teatro y la dramaturgia e irme del país.
¿Cómo nace Emila Persola?
Mi primer correo electrónico fue perseodelsol@hotmail.com. y jugando en una ocasión con la frase me surgió Persola. Por otro lado, soy admirador de Milan Kundera, y su nombre Milan me ha cautivado siempre. Cogí la n, la pasé al inicio, la giré 90 grados y le incrusté una rayita a la semicircunsferencia de esa n. Me dio Emila. Desde entonces, supuse haber creado mi alter-ego con un carácter andrógino (como puede serlo René, Mercedes, Guadalupe, Andrea).
Pueden apoyar en el certamen a Emila dejando su comentario y voto en la parte inferior de este enlace: http://lablogoteca.20minutos.es/idearium-de-un-gorrion-nervioso-12164/0/#comentarios