Especiales

Dinero “lavado” no aparece

La captura de un comerciante presuntamente vinculado con el crimen organizado revela las oscuras tramas y tretas del Poder Judicial: un sospechoso de ser narco quedó libre, un abogado diligente que reclama la plata incautada, el dinero “lavado” que no aparece o que no quieren devolver, y, como siempre, saltan al tapete los ya famosos operadores políticos de la Secretaría del FSLN pidiendo algo para “El hombre”

“¿Quién es el hombre?”
“El hombre es el hombre”.
Ésta fue la respuesta que supuestamente obtuvo el abogado Pánfilo Orozco del operador del Frente Sandinista y contralor suplente Vicente Chávez, cuando intentó conocer a quién debía pagar 30 mil dólares por la devolución de 105 mil 9 dólares que le fueron incautados a su cliente, Daniel Geovani Fajardo Martínez, y que han sido retenidos en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), desde 2003.
Actualmente existe una denuncia en la Fiscalía, en contra de dos magistrados por abuso de autoridad, debido a su negativa de devolver el dinero ocupado a Fajardo Martínez, presunto narcotraficante, según la Policía, y que fue absuelto en segunda instancia.
La fiscal Mirna Siles, quien investiga la denuncia interpuesta por Orozco, afirmó que actualmente “se está documentando” para al final determinar si lleva o no el asunto a los tribunales.
Orozco asegura que el dinero pretende ser usurpado tal como ocurrió con el escándalo de los 609 mil dólares, donde también se vio involucrado el presidente de la CSJ.
“Se los quieren repartir”, dice
“Alguien se quiere repartir la plata, alguien se los quiere robar, el problema es que si no hubiera ese interés económico de robarse el dinero, ya me lo hubieran devuelto, cuando están obligados a hacerlo y saben que yo no me voy a quedar callado”, señaló Orozco.
El comerciante de origen hondureño, Fajardo Martínez, fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Managua, el 25 de febrero de 2003, por transportar el dinero adherido a su cuerpo, y no reportarlo a la Dirección General de Aduanas (DGA).
La Fiscalía lo acusó por lavado de dinero, el 27 febrero de 2003, y fue condenado en primera instancia por la entonces juez sexto Penal de Juicio del Distrito de Managua, Rosario Altamirano.
La sentencia fue apelada, y en marzo de 2004, la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones (TAM) revocó la resolución judicial, declarando la nulidad por atipicidad del hecho.
Orozco confiesa haber aprovechado el juicio que estaba enfrentando el ex presidente Arnoldo Alemán por lavado de dinero, y la política asumida por la Fiscalía de soslayar esa figura delictiva, para hacer ver que era atípico porque no existía ninguna figura jurídica que hablara de este delito si no estaba directamente vinculado con la actividad del narcotráfico, y si no se probaba el origen narco de los fondos.
“El fiscal, que no recuerdo su nombre, dijo en audiencia de apelaciones que pedía que absolvieran al reo y que se declara la nulidad de todo lo actuado por atipicidad del hecho”, explicó Orozco. La fiscal Mirna Siles dijo no recordar tampoco el nombre de su colega, que incluso no recurrió de casación ante la decisión del TAM de liberar al reo y regresar el dinero.
A pesar de este fallo del TAM, la juez Altamirano se rehusó a entregar la plata, y lo puso a disposición de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).
Centeno lo “boleó”
“En ese ínterin me persono ante la doctora Yadira Centeno, que estaba como presidenta de la CSJ, y le hago ver lo que está ocurriendo, y sobre las diligencias de una solicitud mía rubricó encima: ‘Hágase devolución del dinero, y selló’”, relató Orozco.
Sin embargo, en la administración de la CSJ le manifestaron que no le devolvían los 105 mil 9 dólares, porque sólo la juez de la causa podía ordenar tal acción. Pero Orozco asegura que Centeno, cuando dejó de ser presidenta del alto tribunal, hizo circular una carta entre los magistrados, indicando que no era correcto devolver el dinero.
Otra vez en escena Vicente Chávez
En junio de 2004, el abogado dice haber coincidido con el coronel Lenín Cerna en una boda. Se le acercó para solicitarle que le ayudara a conseguir empleo para uno de sus hijos, por lo que fue remitido a Vicente Chávez, a quien igualmente conoce muy bien.
Chávez es un influyente operador del Frente Sandinista que fue señalado por el polémico empresario Armel González en el escándalo de extorsión en Tola. González dijo en varias ocasiones que el controversial ex diputado sandinista Gerardo Miranda, lo contactó con Chávez para resolverle el litigio de propiedad que enfrentaba en Rivas a cambio de una jugosa “coima”.
El contralor suplente también fue mencionado en la “Operación Esquipulas” de los hermanos Urbina Rivas, que fueron despojados de sus tierras por sociedades y empresas ligadas al Ejército, como la persona que les pidió algo a cambio de ayudarles a resolver su problema con los uniformados.
El diálogo
El diálogo entre Orozco y Chávez supuestamente se produjo en un corredor de la Secretaría del Frente Sandinista, que ha sido la casa del presidente Daniel Ortega, y a partir de este año su despacho. Orozco asegura fue el martes 8 de junio de 2004.
Vicente Chávez--“Como está eso del dinero de Daniel Geovani Fajardo, yo fotocopié el expediente y me pregunto: ¿cómo hiciste para sacarlo?”.
Pánfilo Orozco --“Pues lo defendí, aproveché la situación política, y además que en este país no existe el tipo penal de lavado de dinero, si no se prueba que el dinero tiene origen narco. Bueno, eso era hasta antes de que entre en vigencia la nueva ley”.
VCh-- “Ajá, y ¿quién tiene ese expediente?”
PO-- “La doctora Rosario Altamirano, ante ella estoy gestionando que me devuelva el dinero”.
VCh--“Mirá, si no le das 30 mil dólares al hombre, ese dinero no se te va a devolver nunca”.
PO--“En primer lugar, quiero que me digas quién es el hombre.
VCh-- “El hombre es el hombre”.
---“Ahh, el hombre es el hombre… entonces decile que no le voy a dar 30 mil dólares de un caso que él no ha sido mi asesor”.
Y ahí terminó la conversación. Buscamos a Chávez para conocer su versión, pero en la Secretaría nunca se encuentra disponible, y a la Contraloría casi no llega.
Luego de ese encuentro con Chávez, a Orozco se le ha hecho imposible recuperar el dinero de su cliente, pese a que los jueces le han dado la razón y a que ha agotado todas las instancias del Poder Judicial. Orozco solicitó al presidente de la CSJ, Manuel Martínez, la devolución del dinero, pero no ha encontrado respuesta en tres años.
“Yo sé quiénes se robaron los 609 mil dólares, e incluso cómo se lo repartieron. El problema, como te digo, es que no tengo pruebas para decirlo. Si yo tuviera pruebas ya los habría denunciado. Hay gente muy poderosa metida ahí. Estaban dos magistrados de la Corte, porque el señor (Rógers) Camilo Argüello estaba hasta el cuello, y el señor Manuel Martínez estaba comprometido”, concluyó.

El escándalo de los 609 mil dólares
El antecedente más claro del pésimo manejo de los fondos incautados por el Poder Judicial al crimen organizado es el caso de los 609 mil dólares que se “perdieron” de una cuenta que la CSJ tiene en el Banco de la Producción (Banpro). El escándalo sacudió al país a finales de septiembre de 2005.
El dinero fue ocupado al narcotraficante Luis González Largo durante un operativo realizado por la Policía Nacional en 2004. Los 609 mil dólares fueron retirados de la cuenta bancaria con el beneplácito de la cónyuge de González Largo, Leyla Bucardo. El defensor de González Largo casualmente fue Pánfilo Orozco.
En el caso también se vieron mencionados el mismo presidente de la CSJ Manuel Martínez, el ex magistrado Rógers Camilo Argüello y un grupo de abogados, entre ellos, Carlos Mario Peña, su hijo Mario Roberto Peña y el ex juez Moisés Rodríguez.
Los magistrados decidieron destituir de sus cargos a algunos jueces involucrados y suspender la licencia a varios abogados, pero ello no aclaró satisfactoriamente el comportamiento de dos de sus magistrados involucrados, sobre todo el del presidente de la CSJ Manuel Martínez, quien incluso encabezó las investigaciones.
Martínez fue quien firmó el cheque de 609 mil dólares para devolver el dinero a González Largo, condenado a 10 años de prisión por lavado de dinero, pero en mayo de 2006, fue extraditado a Estados Unidos.
Rógers Camilo Argüello facilitó el libro copiador de sentencias para que la abogada Astrid Bracamonte razonara el proyecto de sentencia que luego sirvió para que el juez, Julio Morales, ordenara la entrega del dinero, a lo cual accedió el magistrado Martínez sin ningún problema.

¿Dónde están los 105 mil 9 dólares?
EL NUEVO DIARIO buscó la respuesta a esta pregunta, y abordó al presidente de la CSJ, Manuel Martínez. Aseguró que se encuentra depositado en una cuenta corriente de la CSJ. “Ese dinero… todos los dineros de la Corte que están confiscados, están retenidos. Están en cuentas corrientes de la Corte Suprema de Justicia”.
¿Por qué no efectuó la devolución del dinero, tal como lo resolvieron los magistrados del TAM?
“El instrumento jurídico tenía varias contradicciones, y esas son las que hay que ver con cuidado. Yo, cuando se trata de dinero de droga, prefiero estar de largo, porque de cerca es peor todavía. Es pestilente”.
Pero la resolución del TAM había que cumplirla, ¿o no?
“No sé. Yo creo que no. Y yo no le he puesto atención a lo de Pánfilo, porque es peligroso. Te voy a contar una historia: los abogados que defienden a traficantes de drogas, llegan a ser tan íntimos en la defensa, que se pueden considerar como cómplices. Yo le hago un favor, cuando anda muy involucrado en un asunto de tráfico de drogas, con mantenerlo alejadito de la posibilidad de que incurra en un ilícito”.
Al final de la breve conversación con el magistrado --que tuvo lugar en una actividad del Ejército de Nicaragua el pasado jueves--, éste se mostró renuente a brindar mayores explicaciones sobre el reiterado reclamo de Orozco. Y finalizó: “Yo no sé ni cuál es el caso. Pero ya te digo, es mi posición”.
Por su parte, la también magistrada de la CSJ, Yadira Centeno, expresó que ella y sus colegas han sido “muy respetuosos del erario público”, y rechazó que los 105 mil 9 dólares, hayan sido objeto de malos manejos como ocurrió en el caso de González Largo. “Nada tiene que ver una cosa con otra. Son dos casos completamente diferentes”, aseveró.
¿Esta resolución es suficiente para que se le devuelva el dinero?
Bueno, es lógico. Él (Pánfilo Orozco) es una de las partes de esto. La otra parte es el Estado, la Aduana. Yo no sé. Ahí siempre hay opiniones. La opinión de él de la parte demandada, y el demandado.

(Con la colaboración de Luis Galeano)