Especiales

49 mil Mejía en todo el país

Hasta ahora la investigación de Ernesto Mejía Sánchez, publicada por la Academia Nicaragüense de Ciencias Genealógicas, destaca que puede haber dos ramas independientes de Mejía en el país, pero hay muchos cabos sueltos en este apellido, que es uno de los más abundantes de Nicaragua

María Haydée Brenes

II ENTREGA
El padrón electoral de octubre de 2001 arroja que había 49 mil personas que portaban el apellido Mejía, las cuales están ubicadas en todos los municipios del país.
El investigador Ernesto Mejía Sánchez sugiere que puede haber dos ramas independientes de Mejía en Nicaragua, los Mejía de oriente, ubicados en Granada y Masaya, de origen colombiano, y los Mejía de Las Segovias, de origen hondureño.
Quedan algunos cabos sueltos todavía, reconoce el investigador, ya que los Mejía Godoy se reconocen parte de esta rama --de Las Segovias--, y no se ha podido encontrar el enlace. Quizás a éstas deba agregarse una tercera rama, la de los Mejía de Chontales, e incluso una cuarta si resultase que los Mejía de Masaya son una rama independiente.
“Hay que tener presente que los descendientes de José Antonio Mejía Bárcenas son de Campuzano, y de allí pueden haberse trasladado a vivir a otros pueblos del departamento”, informa el autor.
Mejía en la historia
Sin embargo, para efectos de la investigación, Mejía Sánchez hace un recuento de los Mejía que son nombrados en la historia de Nicaragua, y cita a Francisco Mejía, quien era del grupo original que participó en la conquista de Nicaragua. Él y otros cuatro de sus compañeros eran españoles que provenían de Natá, Panamá. Su número de alarde era el 102; en el ámbito militar, antiguamente se utilizaba la palabra alarde para designar la parada o desfile militar en que se pasaba revista a los soldados y sus armas.
Ramón Mejía fue diputado ante a la Asamblea Nacional Constituyente para la Confederación de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Nicaragua) que se reunió en Tegucigalpa el 31 de marzo de 1851. En total fueron 24 diputados.
El contador Gonzalo Mejía fue premiado por la memorable batalla que se dio en las inmediaciones de León, contra Gaitán y Tarragona, para defender las entonces provincias de Nicaragua y Honduras, el día de Pascua de Espíritu Santo del año de 1554.
Un nombre de resonancia medieval
Su premio le fue concedido a sus descendientes el 29 de marzo de 1651, recibió la encomienda en su nombre Sebastián Ramírez, vecino de Guatemala, esposo de la bisnieta del premiado Violante de Mejía.
Violante de Mejía era descendiente de conquistadores, según Germán Romero Vargas, quien dice que Ana Mejía, la madre de Violante, era nieta de Gonzalo Mejía y de Melchor de Malvenas, “conquistadores y pobladores de Nicaragua”, biznieta de Juan Izquierdo y Fernando Alcántara Botello, “que fueron de los más antiguos conquistadores.”
Todos los datos de los antepasados de Violante de Mejía, cuyo padre fue Fernando Morales, escribano público del cabildo de Granada, fueron sometidos por su esposo Sebastián Ramírez como prueba de hidalguía de su esposa.
Otro Mejía, bachiller en filosofía y medicina por la Universidad de León, sirvió de padrino, junto con don Pío Bolaños, en la boda de don Rosalío Cortés con Juana Bolaños Thomeu, una sobrina de don Pío, probablemente durante el período de Pablo Buitrago como Director Supremo, entre 1841-1843.
El diez de mayo de 1740, en el informe mandado a su Majestad sobre la villa de El Realejo se habla de la existencia en esa villa del “Maestre de Campo, don Phelipe Gámez Messia, casado con doña Tomaza Delgado, quien poseía una hacienda de labrar caña de azúcar, con un hatillo de ganado mayor y su casa de vivienda con sus accesorias en la ciudad de León. Tiene nueve criados: cuatro mujeres esclavas, tres esclavos y dos libres”.
El ayudante Gabriel de Mejía, mulato, oriundo de León, era el único platero en Masaya en 1725.
María José Mejía Suárez, mestiza, nació el primero de mayo de 1782. Era hija de Francisco Mejía y de Sebastiana Suárez, ambos calificados de españoles en el acta de bautizo.
El de Jinotepe
Juan Mejía Acosta, originario de Cartago, Costa Rica, era un pequeño comerciante de Jinotepe con un capital de seis pesos en el año 1797.
María Isabel Mejía Sequeira, mestiza, bautizada el 19 de noviembre de 1803, era hija de César Mejía, español, y de Sebastiana Sequeira, mestiza.
María de la Concepción Guillén Mejía, mestiza, bautizada el 17 de marzo de 1786, era hija de Esteban Guillén, mestizo, y de María Candelaria Mejía, española.
Vicente Mejía en Granada pertenecía al grupo de los clérigos, criollos y con su grado de bachiller o cursados en la universidad, se destacó como uno de los mejores gramáticos y moralistas, según escribe el doctor Juan de Santa Rosa Ramírez entre 1781 y 1788.

Apellidos
Primero Segundo
Abaunza 168 158
Avilés 2,949 2,170
Aviléz 1,027 940
Bárcenas 434 289
Barilla 101 108
Barillas 342 229
Delgado 5,234 3,931
Lescano 45 34
Lezcano 299 298
Marenco 3,735 3,062
Mejía 16,165 13,807

Frondosa rama de los Mejía Godoy
Otra rama de Mejía, también de Las Segovias, es la de los antecesores de los Mejía Godoy. Según datos de Francisco Luis Mejía Godoy, su rama desciende de Francisca Mejía, madre soltera, aparentemente contemporánea de José Norberto Mejía Mesa.
Se incluyen aquí porque Francisco Luis se reconoce pariente de los Mejía de Las Segovias, aunque no ha investigado a fondo cómo están enlazados. Los números generacionales son arbitrarios y los datos disponibles son los siguientes:
Francisca Mejía fue madre soltera porque tuvo un hijo con el presbítero J. Ramón Pineda, que fue llamado Francisco Luis Mejía Pineda.
Francisco Luis Mejía Pineda contrajo matrimonio con Concepción Fajardo Marín. Del matrimonio Mejía–Fajardo nacieron unos diez o 12 hijos.
Luis Enrique Mejía Fajardo, sacerdote; su primera parroquia después de ordenado, fue la iglesia de Somoto. Llegó primero, según el escalafón de la Iglesia Católica, al título de Canónigo Teologal y luego fue nombrado Protonotario Apostólico de su Santidad el Papa.
Fue Párroco de la Catedral de León de 1947 a 1954, luego lo nombraron Tesorero de la Catedral de Managua y Párroco de Santo Domingo de Las Sierritas; construyó esa iglesia y la casa cural de ella. Lo trasladaron a Diriamba a la iglesia de San Caralampio, se disgustó con monseñor Obando y Bravo y lo despacharon al Diriá, en donde falleció en la pobreza, y se aisló totalmente de la familia.
No tuvo ningún hijo. Se encuentra enterrado en el Cementerio de los Pobres en el Diriá, porque así lo quiso.
Carlos Alberto Mejía Fajardo se casó con María Elisa Godoy. Del matrimonio Mejía Godoy nacieron:
Francisco Luis Mejía Godoy nació en Somoto, Madriz, Nicaragua, el 16 de junio de 1941.
Carlos Arturo Mejía Godoy nació en Somoto, Madriz, Nicaragua, el 27 de junio de 1943.
Luis Enrique Mejía Godoy nació en Somoto, Madriz, Nicaragua el 25 de febrero de 1945
Armando Ramón Mejía Godoy nació en Estelí, Nicaragua, el cuatro de mayo de 1946.
María de los Ángeles Mejía Godoy nació en Somoto, Madriz, Nicaragua, el 19 de febrero de 1950, y Lucila María Mejía Godoy nació en Somoto, Madriz, Nicaragua, el 20 de septiembre de 1951.