Especiales

“Impasse” en San Jacinto Tizate

* Polaris enseña lo que está produciendo después de cinco años de desperdicio * Procuraduría da un tiempo para profundizar con la declaración de nulidad de la Contraloría

Enviado especial
El campo geotérmico San Jacinto Tizate estuvo subutilizado entre 1999 y 2004, pues el presidente del Cosep, Erving Krüger, sólo excavó dos pozos mientras tenía la concesión y licencia de generación. Al final, ni él mismo creyó en su proyecto, pues prefirió ser accionista minoritario al cederlo a Polaris, que ahora desarrolla este plantel y entrega 7.5 megavatios de energía eléctrica al país.
Esta semana la empresa de capital canadiense, Polaris Energy Nicaragua S.A. (Pensa), cumple tres años de operar en nuestro territorio y su desarrollo es evidente. Sin embargo, por ahora el avance de este megaproyecto está “congelado”, por los fallos de la Contraloría y la Procuraduría, que consideran especialmente los cinco años que Krüger mantuvo la concesión.
Pensa abrió sus puertas a EL NUEVO DIARIO, e hizo gala de sus inversiones, pues dejó en evidencia el capital invertido en su plantel, los avances en el proyecto y, especialmente, los beneficios que ha obtenido con esta planta la comunidad de San Jacinto Tizate.
“Es que la concesión es una cosa, pero la presencia de Polaris en nuestro país es otra. Nosotros aquí apenas tenemos tres años”, explicó Gim Randall, Vicepresidente de Pensa, quien dirige todas las obras en el Plantel Geotérmico San Jacinto Tizate, en el kilómetro 116 de la carretera entre Malpaisillo y San Isidro, en León.
Cinco años de desperdicio
Con el fin de explorar los gases del reservorio de San Jacinto Tizate, la Dirección de Electricidad del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) registra que el siete de octubre de 1999 la entonces estatal distribuidora de energía de nuestro país, la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), decidió firmar un contrato con la firma rusa Intergeoterm S.A.
Aquel acuerdo no era más que un Power Purchase Agreement (PPA), y la intención era clara de parte del Estado, pues ENEL cedió este contrato tan sólo dos meses después a la firma San Jacinto Power S.A. Esta última, cuyo presidente era Krüger, lo recibió el 14 de diciembre de 1999, y desde entonces tuvo que entenderse con Intergeoterm.
En el año 2000 empezó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para conocer la intensidad y características del vapor. En diciembre de este año se conoce que, efectivamente, es un reservorio rico para la explotación.
Aprovechando la segmentación del sector energético de nuestro país y la llegada de Unión Fenosa en ese mismo año, INE decide comenzar con buen pie 2001, y el 25 de enero aprueba y emite el contrato de explotación para que Intergeoterm comience a aprovechar los vapores.
ENEL oficioso
Pero necesitaban también la concesión para poder vender a Fenosa la energía generada, y entonces ENEL, oficiosamente, le cede estos derechos a Krüger, el 10 de julio de 2001. Al año siguiente, el nueve de septiembre de 2002, INE les entrega la licencia de generación para que le saquen a San Jacinto Tizate un total de diez megavatios de energía, los que ahora están produciendo.
“Nosotros producimos 10 megas en total, pero ahora sólo estamos generando unos ocho. A esto debes restarle 0.5 megas, porque más o menos eso es lo que consumimos en la planta. Es decir, que al país le estamos dando unos 7.5 megavatios en total”, refirió Manuel Callejas, ingeniero eléctrico de Pensa.
Callejas asegura que las reservas de vapor que tiene esta zona son suficientes para producir hasta 200 megavatios de energía, una meta que pretende cumplir Pensa de forma paulatina, pero por ahora el proyecto está “congelado financieramente, y la intención es elevar la producción de 10 megas hasta 66, con la segunda etapa”, agregó.
La intención de producir 66 megas la tuvo Krüger en 2003, cuando buscó a Polaris Geothermal, con sede en Canadá, para que fuera su socio. Les expuso toda la documentación y los canadienses le recomendaron aplicar a un crédito con el Standard Bank de Toronto, para que pudieran ser socios.

Campo geotérmico San Jacinto Tizate