Especiales

Confusa gestión y evidente abandono


Eloisa Ibarra

Después de nueve años en manos privadas y con un contrato que los obligaba a producir por lo menos 70 megavatios de energía, la empresa ORMAT sólo produce 27 megavatios, desarrollando un raquítico promedio de dos megavatios por año.
El ingeniero Ernesto Martínez Tiffer, con 20 años de experiencia en geotermia, recuerda que cuando el FSLN toma el poder, Nicaragua sólo tiene 32 pozos perforados, el gobierno revolucionario prescinde de un contrato con los japoneses por muchas anomalías, y comienza a trabajar en marzo de 1981 con Italia.
Se comienza la primera planta de 35 megavatios en Momotombo y se termina en junio de 1983, lo que significa un ahorro sustancial que vino a salvar al país, porque la economía estaba quebrada por la guerra y eso y permitió que el país no sucumbiera.
En 1987 se construye una segunda unidad de 70 megavatios que representa un 15 por ciento de la capacitad de interconexión instalada en ese momento, y más del 33 % de la generación total del sistema de interconexión internacional, un ahorro de medio millón de barriles en importación.
Lo difícil es mantener
la producción
Martínez dice que no es difícil producir energía sino mantenerla, y en los años 80 no había fondos para hacer los pozos de respaldo para mantener la producción de vapor que comienza a caer, y la situación de complica.
El gobierno de doña Violeta trata de desarrollar la geotermia a través del fondo de inversiones de Venezuela apelando al Pacto de San José, donde todos los países de América Central y el Caribe tienen derecho a un diez por ciento de la facturación petrolera anual que tiene cada país para usarlos en desarrollo.
Refiere que vino una compañía venezolana a perforar los pozos, se consiguió un fondo de seis millones de dólares, y se comenzó la perforación de los pozos de reposición y la producción subió, mientras tanto, se solicitó un préstamo adicional, para perforar más hondo.
El gobierno de México, al que Nicaragua le debía 500 millones de dólares por combustible, le propone a doña Violeta que vengan compañías mexicanas, y que por cada dólar de inversión se amortizarían 10 dólares de la deuda. Después de firmar con México, cuando estaban las discusiones para la concesión del Momotombo, el Banco Mundial (BM) lo prohibió, recuerda Martínez.
Derrumbe con Alemán y Bolaños
Pero dos años después, cuando Arnoldo Alemán asume la Presidencia y nombra a Enrique Bolaños y a Raúl Solórzano en ENEL, cortan todos los compromisos y dejan el proyecto Momotombo abandonado.
Para Martínez, Bolaños y Solórzano son de los principales responsables de la crisis actual, porque Alemán no se metía con él. Bolaños decide privatizar Momotombo a través de una licitación internacional, y de repente llega una sociedad israelí y se forma Gemosa, Geotérmica Momotombo, y ésta da en alquiler a los israelitas Momotombo, y no hacen nada.
A nosotros nos costaba un dólar producir un kilovatio hora en Momotombo, y desde el momento que se privatiza se empieza a pagar 5.5. Pusieron su propia turbina que fabrican ellos, cuando ahí lo que hacía falta, según Martínez, era el vapor, pero nadie le da seguimiento al programa de inversión.
Considera que en este momento hay que recuperar las barbaridades que han hecho en Momotombo, porque esos 3O megavatios que produce (ORMAT), significan cinco millones de dólares al año en utilidad y deberían estar generando 70, pero no han invertido nada.
Aseguró que si le entregan el Momotombo, antes de un año tiene 50 megavatios sin que le den dinero, y en dos tiene los 75, porque con lo mismo que produce el campo se hacen los pozos de reposición. “Conozco todo esto, porque he estado involucrado desde el comienzo y lo mejor es que se estatice”, señaló.
El enredo de ORMAT-ENEL
David Castillo, Presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), coincide en muchas cosas con Martínez. Afirma que en el Momotombo la cosa es peor, porque quien tiene la concesión de explotación del campo es ENEL, responsable ante el INE, pero ENEL firmó un convenio con ORMAT, donde le cedió la categoría de operador del campo.
“Eso significa que ORMAT no es concesionario ante INE, es ENEL. Todo es anormal y lleva más de seis años de funcionar así, y quien se lleva las ganancias es ORMAT”, dice Castillo.
El INE le notificó a Frank Kelly, en calidad de Presidente de ENEL, que es el concesionario, para que renegocie un nuevo cronograma de desarrollo del campo y decidan si lo hacen ellos o con el operador (ORMAT).
Además, ENEL debe legalizar su situación porque ni él ni ORMAT tienen licencia de generación ni contrato de licitación, y así quedaron operando en el Centro Nacional de Despacho de Carga, totalmente de manera irregular, afirma Castillo.
Recordó que ORMAT tomó el campo con ocho megavatios en 1997 y actualmente tienen 27, y el contrato hablaba de 70 megavatios. Estamos en la regularización. El problema es que quien ostenta una concesión de INE para explotar el campo es ENEL y no existe garantía.
“Kelly tiene que explicar por qué no ha exigido a ORMAT el cumplimiento del contrato, y debe recordar que todo está sujeto a la supervisión de la CGR”, advierte Castillo.
Kelly dijo que INE aún no le ha notificado nada al respecto, y asegura que con ORMAT tratan de ser lo más transparentes, porque no tienen interés de protegerlo, ni son accionistas, pues ENEL es dueño de la licencia.
De acuerdo con la explicación de Kelly, desde finales del año pasado quedó plasmado en una reunión de Junta Directiva que si ORMAT no invierte en más pozos, no hay más concesiones.
Con Ormat firmaron una asociación mercantil en participación, donde se estipuló que administrarían el campo geotérmico Momotombo; las plantas, los pozos, y a cambio de eso venderían la energía barata, porque ENEL es el dueño del campo, refirió Kelly.
Explicó que el contrato lo firmó Edgar Quintana, donde hicieron una fusión del contrato de concesión en participación con el contrato de venta de energía, porque se suponía que Ormat le iba a vender energía a ENEL, y entonces éste se convirtió en comprador de energía de Ormat.
Eso sucede, según Kelly, porque el Banco Mundial dice que no se pueden hacer inversiones del Estado hasta que privaticen, y el Estado se vio obligado a buscar las empresas privadas para la inversión. Se licita y nadie participa, y después la CGR autoriza el contrato, que consiste en vender energía barata e invertir.
Reveló que ORMAT está cabildeando una reforma a la Ley en la Asamblea Nacional, porque la Ley de Geotermia establece un plazo de cinco años para desarrollar el campo, pero, ellos, ENEL, le han dicho que si no demuestran que van a invertir y a implementar la potencia del campo geotérmico, el plazo de prórroga se acortaría.
Tratamos de conocer una explicación de los empresarios de ORMAT, para que explicaran por qué sólo han desarrollado 19 megavatios, llevando el campo a 27, en nueve años de tener la concesión, o sea dos megavatios por año, pero no fue posible conseguir una entrevista, pese a la insistencia.
Según Kelly, desde 2002 le han pedido al INE la cancelación de la licencia de generación a Gemosa, (empresa de papel) que nunca funcionó, para entregársela a ENEL o a ORMAT, pero han dicho que a ORMAT no, porque la dueña del campo es ENEL y tienen razón.
Kelly dice que desde la creación del campo, en los años 80, se manejo técnicamente de forma indebida, entonces los pozos que estaban listos para generar 70 megas nunca lo dieron.
Martínez mostró un estudio de factibilidad económica de Momotombo hecho por DAL Spa en 1996, que decía que considerando los términos de entrega y montaje para las plantas, éstas podrán entrar en operación a partir de 1997.
Unidad primera, de 25 megavatios, noviembre de1997; segunda unidad de 25, agosto de 1998; tercera unidad de 25 megavatios, a mediados de 2001, dando un total de 75 y tienen seis años de tenerlo y sólo tienen siete. Ese estudio, afirma Martínez. Nadie lo cuestiona.
Hidrogesa salva crisis
Mientras los empresarios pujan porque se profundice la privatización del sistema eléctrico, pese al poco desarrollo en el campo de la geotermia, la estatal Generadora Hidroléctrica S.A. (Hidrogesa), que pretendían vender a precio regalado, ha servido para sacar a flote la crisis.
En el caso de Hidrogesa, aunque se supone que debe competir con los privados bajo las mismas reglas del libre mercado, la Asamblea Nacional aprobó en octubre del año pasado una ley que los obliga a vender toda su energía a Unión Fenosa y a Enacal, a un precio más bajo que las demás generadoras.
Además del compromiso para vender por debajo del kilovatio térmico, o sea de lo real de producción, de Hidrogesa han salido unos 35 millones de dólares para amortiguar la crisis.
EL NUEVO DIARIO tuvo acceso a información que indica que las plantas de Hidrogesa están funcionando las 24 horas, y eso no ha permitido administrar el embalse, y de continuar así, sería fatal para la empresa porque no puede darse el mantenimiento al permanecer encendidas las máquinas, reveló un funcionario de ENEL, que maneja los datos de la generadora.
El embalse está generando más de la cuenta, está sobreexplotado, y si Apanás se afecta, el embalse La Virgen, donde está la planta Santa Bárbara también tendría problemas, indicó la fuente.
Kelly dice que Hidrogesa está generando de acuerdo con los niveles técnicos, y cuando se estaba generando menos era porque se estaba tomando en consideración el precio del agua, la preservación del agua. Pero había una situación tal que nadie se opuso a que generaran más, y no hay ningún peligro, pero si llega un momento en que deban sacar las plantas, lo hará.
No obstante, admitió que el retraso de Unión Fenosa en los pagos y el hecho de que le hayan pasado 36 millones de dólares, ha retrasado el mantenimiento de la Plantas Centroamérica y Santa Bárbara, y también de la Managua III. De los 16.7 dólares que debe Hidrogresa, doce son de Gecsa.
Hidrogesa está en desventaja porque no le puede vender a los grandes consumidores, que pagan al mes o por adelantado, ahora se le vende a Unión Fenosa y a un precio más bajo, lo que va en contra de los intereses de la empresa, del patrimonio nacional y de continuar así, se asfixiará, dice Kelly.
Hidrogesa entra al libre mercado de competencia, pero con reglas distintas. Esa es la verdad, no consultaron si se podía aportar esa cantidad de dinero (36 millones) para amortiguar el incremento de tarifa, y si continúa así se asfixiará.
Martínez Tiffer aseguró que Hidrogesa y el lago de Apanás están sobreexplotados por instrucciones de Bolaños, aunque no hay suficiente nivel, y el culpable no es Justo Sandino, (gerente de Hidrogesa) sino Frank Kelly.
David Castillo explicó que han presionado a las autoridades de ENEL para que se desarrollen las reparaciones en el desaguadero, ya se licitaron las obras y mandaron a llenar vacíos, que a juicio de los técnicos del INE, existen en el plan de trabajo, para asegurar que el bien del Estado continúe trabajando.
Después de tres años de que la Asamblea Nacional y la CGR abortaron la privatización de la energía a favor de la empresa Coastal El Paso, cuyos principales accionistas son los banqueros del Banco Uno, Kelly reconoce que fue la mejor decisión.
Hidrogesa se vendería en un poco más de 40 millones de dólares, pagaderos en abonos suaves, cuando sólo el año pasado, salieron de sus arcas 36 millones de dólares para Unión Fenosa, además de venta baja de energía.
De haberse privatizado Hidrogesa a favor de Coastal El Paso, tendría en sus manos el control de la generación nacional con más del 50 por ciento de la producción de energía, porque operan las Plantas de Puerto Corinto, Chinandega y Tipitapa, generando unos 164 megavatios, aproximadamente el 40 % del mercado nacional.
Enron, la otra empresa que se disputaba Hidrogesa, es propietaria de la planta La Margarita, que procesa desde Corinto 70 megavatios, equivalentes del 17 % de generación nacional.