Especiales

El mundo según South Park

En 1997 comenzó a transmitirse en EEUU una serie de televisión que apostaba a criticar todo, creada por dos jóvenes estadounidenses. Cuatro niños de Colorado, irreverentes y mordaces, sirvieron de excusa para que a través de ellos sus creadores criticaran las políticas de la Casa Blanca, las diferencias entre el Islamismo y Occidente y hasta el estilo de vida “americano”. Ahora, casi diez años después, South Park es una de las series más populares del mundo.

Hace más de nueve años, dos jóvenes estadounidenses le dieron al mundo una comedia animada que se ha convertido en objeto de culto. Matt Stone, 34, y Trey Parker, 36, son los creadores de la serie de dibujos animados South Park, una comedia irreverente que critica todo lo políticamente “correcto” y rompe con cualquier tabú.
La serie traslada a los televidentes hasta South Park, un típico pueblo estadounidense asentado en el estado de Colorado, al oeste de EEUU. Sus personajes son cuatro niños criados según el estilo de vida estadounidense, pero con una forma de ver el mundo muy distinta a la del resto del país donde viven.
Erick Cartman, Kenny Mccormick, Stanley Marsh y Kyle Brofslovsky –un niño de origen judío-, son los personajes principales de la comedia. Cada uno ha sido desarrollado con una personalidad propia y con los típicos comportamientos de los chavalos de su edad –los personajes rondan los ocho años-, pero viven situaciones y momentos fuera de lo común.
Los personajes
Cartman sufre de obesidad y malhumor. Es mandón, envidioso y goza con la desgracia de los demás. Odia a los judíos, los negros, los homosexuales y a cualquier minoría. Dice que su gordura se debe a que tiene una fuerza descomunal en los huesos, pero la realidad es que el niño padece de un crónico desorden alimenticio. Vive solo con su madre, quien tiene la fama de acostarse con todos los hombres de South Park. Cartman es el personaje mejor logrado de la comedia.
Kenny Mccormick viene de una familia pobre. Su padre es un desempleado que se ha refugiado en el alcohol para olvidar sus desgracias. El niño casi no pasa en casa, ya que prefiere estar junto a sus amigos del pueblo, aunque estos no entiendan lo que les dice: Kenny siempre anda con una capucha, que le cubre casi totalmente la cara. Tiene la desgracia de sufrir todo tipo de accidentes y morir en casi la mayoría de los episodios.
Kyle Brofslovsky es judío e inteligente. Es, además, el centro de las bromas de Cartman, quien siempre que Kyle dice algo inteligente le lanza las frases “cállate maldito judío” o “eres un judío de mierda”. Su religión lo hace un niño tímido, ya que la mayoría de los niños lo rechazan en la escuela. Es el cerebro del grupo y el que siempre encuentra una solución a los problemas en los que se mete la pandilla.
Stanley Marsh es el más maduro del grupo, lo que lo pone en la condición de líder. Siempre critica a las ocurrencias de Cartman y es él quien decide qué se debe hacer. Marsh es el único que tiene novia y una familia más o menos normal.
Alrededor de los niños se desarrollan todo un repertorio de personajes que van desde un profesor homosexual que se ha implantado senos, pasando por un lujurioso cocinero negro, un cura que condena la pedofilia, hasta una alcaldesa ineficiente.
Temas controversiales
Además, la serie siempre desarrolla temas controversiales, que incluyen a personajes igual de controversiales: desde el muy buscado Osama Bin Laden hasta Jesucristo.
“Cuando comenzamos, no sabíamos lo que hacíamos”, dice Matt Stone, en una entrevista publicada por la revista Time. “Si usted mira la primera temporada, ellos (los personajes) eran recatados”, agrega. “Ahora son mucho más sucios”, dice Trey Parker.
Vea la entrevista en el sitio web de la revista TIME
En efecto, la serie cuenta con diálogos soeces y mordaces, que critican desde la visión del mundo de la Administración de George W. Bush y su política sobre Irak y la lucha contra el terrorismo, hasta las diferencias entre el mundo cristiano y el islamismo.
Vea video de South Park

En South Park, de la mano de sus cuatro pequeños protagonistas, Jesucristo ha ido a Irak a salvar a Papa Noel, quien fue atrapado por extremistas iraquíes cuando trataba de llevar la Navidad a este país abatido por la guerra, una petición hecha por Cartman, quien quería tener una buena acción para lograr un perro robot como regalo navideño.
Al final, Jesús logró salvar a Papa Noel, quien durante su captura sufrió muchas torturas, incluyendo descargas eléctricas en sus testículos. Sí, Jesucristo logró salvar el símbolo de la Navidad, pero perdió la vida al ser acribillado por los extremistas iraquíes.
En otro capítulo, el mismo Jesús, harto de las políticas conservadoras de George W. Bush, defeca sobre el mandatario estadounidense y la bandera de las barras y las estrellas.
El uso de símbolos religiosos no termina ahí. En uno de los episodios los habitantes de South Park se convierten en discípulos de la Virgen María, cuando una estatua de ésta comienza a sangrar por el trasero, concediendo milagros a los afligidos del pueblo. El episodio recibió el título de Bloody Mary o María la Sangrienta.
Otro tema de crítica ha sido la pedofilia dentro de las filas de la Iglesia Católica. El cura de South Park, al ver el nivel de degradación moral al que habían llegado sus compañeros estadounidenses, decidió viajar hasta El Vaticano para ponerle fin al problema.
Frente al colegio cardenalicio, el cura expuso sus críticas sobre la pedofilia. La respuesta por parte de los purpurados fue unánime: los curas no pueden casarse, por lo tanto tienen que acudir a los niños para satisfacer sus deseos sexuales. De lo contrario, habría que reformar la Biblia, adujeron.
En la serie ha muerto Osama Bin Laden, el actor George Clooney ha sido un perro, Mel Gibson ha asistido en calzoncillos al estreno de “La Pasión de Cristo”; Cartman ha hecho de Hitler y desatado el odio en el pueblo contra los judíos. Se ha criticado al islamismo, al movimiento hippie, el maltrato hacia los animales; se ha ironizado sobre el temor de los estadounidenses hacia el terrorismo, la forma en la que se cría a los hijos y hasta el contenido y las informaciones de los medios de comunicación.
Críticas a sus creadores
Claro, después de tantas provocaciones, sus creadores no han salido ilesos. Desde la Iglesia Católica hasta representantes de la cadena de televisión que transmite en EEUU la serie y algunos actores que han puesto la voz a sus personajes, han criticado lo que llaman la falta de tacto de Stone y Parker para abordar estos temas.
Antes de ser transmito en Nueva Zelanda el capítulo Bloody Mary, los obispos de este país enviaron una carta a la cadena que tiene los derechos de transmisión, para exigirle que se abstuviera de pasar el episodio, según informó la cadena BBC Mundo.
“Al saber cuán ofendidos nos sentimos, podrían tomarse un momento para reflexionar y considerar que la libertad de expresión no es una licencia para incitar a la intolerancia, para promover el odio o para propiciar la burla basada en aspectos como religión, raza o género”, se lee en la carta.
Pero a pesar de las críticas, South Park fue premiada con el prestigioso galardón Peabody, por ser una serie “políticamente incorrecta”.
Los premios Peabody son galardones entregrados cada año a la excelencia en programas de radio y televisión estadounidense.
Vea sitio web de los premios Peabody
South Park “oprime todos los botones, sube el calor y rompe cualquier tabú”, pero “el programa, por medio del proceso de ofender, nos recuerda la necesidad de ser tolerantes”, afirmó Horace Newcomb, director de los premios, según informa elpais.es.
La serie, que para Latinoamérica es transmitida diariamente a las 10 de la noche –hora de Nicaragua- por la cadena MTV en español, se ha convertido en uno de los programas más populares a nivel mundial.
“Todavía pensamos como niños. Una vez que usted tiene niños, usted piensa como un padre. Usted se hace mucho más protector. Comienza a pensar que estos niños son tan hermosos, que no puede ver por delante de ellos. Nosotros tenemos un bebé hambriento que tenemos que alimentar. South Park crece todos los días”, afirmaron a Time sus creadores.
Fuentes: Revista Time, BBC Mundo, elpais.es, MTV Latinoamérica, agencias.