Especiales

El país que Bolaños no ve

Pobreza, desigualdad y falta de oportunidades. El gobierno habla de crecimiento económico, pero la mayoría de la población se lamenta del encarecimiento de la vida. El 70% de los nicaragüenses son pobres y más del 50% están desempleados o subempleados.

Diversos sectores políticos, sociales y no gubernamentales de Nicaragua desmintieron este jueves que se haya reducido la pobreza, como consecuencia del "progreso económico y social" que anunció esta semana el presidente Enrique Bolaños en su informe anual ante el Congreso.

Más bien "ahora miramos más pobreza, porque mucha gente está desempleada y subsistiendo como puede, y otras viven de las remesas familiares" que reciben del exterior, aseguró a la AFP Santos Amador, dirigente de la organización no Gubernamental (Ong), Red de Defensa del Consumidor.

Amador reaccionó al discurso que Bolaños pronunció el miércoles ante el Congreso, en el cual aseguró que en el ultimo año se redujo la pobreza y que ahora "hay más inversión, más empleo" y bienestar para los nicaragüenses.

"Eso no es cierto, porque la gente lo que realmente percibe es que los únicos que están bien son la clase política, los altos funcionarios del gobierno (..) y los grandes banqueros y grupos empresariales emergentes afines al presidente", señaló Amador.

"Creo que hay una diferencia entre las estadísticas que presenta el gobierno y la vivencia real de la gente (...) porque en el trabajo que venimos realizando en los últimos seis años en los municipios no hay indicios de que se haya reducido la pobreza", coincidió la representante del Centro de Información y Asesoría en Salud (SISA), Ana Quirós.

Crecimiento económico versus pobreza

El mandatario asegura que durante 2005 la economía creció 4%; las reservas internacionales 90%; las exportaciones 83%; los depósitos bancarios 44% y que se ofrecieron 75.000 nuevos empleos, entre otros logros.

Los avances económicos destacados por el gobierno, sin embargo, "no han impactado en la población", porque la pobreza sigue siendo sumamente alta (70% según organismos independientes) y el desempleo y subempleo (54%) también, apuntó Quirós.

"El aumento en las exportaciones sólo beneficia a un grupo reducido de empresarios que Bolaños se empeñó en fortalecer, entre ellos banqueros asociados a grandes productores", dijo por su parte Amador.

La población enfrenta serios problemas para pagar los gastos de salud y educación, lo cual se reflejó en una disminución de las matrículas escolares, que se realizaron la semana pasada de cara al inicio del año escolar.

Hambrea y desigualdad

Una de las regiones más afectadas por la hambruna y la pobreza es el Caribe norte de Nicaragua, donde el 80% de los 52.000 indios miskitos que viven a orillas del río Coco, en la frontera con Honduras, vive en la extrema pobreza, advirtió el presidente del Consejo Regional Autónomo, Juan González.

Estas comunidades fueron afectadas el año pasado por inundaciones y una plaga de ratas que devastó casi todos los cultivos de autoconsumo.

Una encuesta oficial sobre el nivel de vida divulgado el año pasado señala que siete de cada 10 nicaragüenses que están trabajando no logran comprar toda la canasta básica de 53 productos, debido a sus bajos ingresos.

Según la Red de Defensa del Consumidor, las tarifas de electricidad subieron 400% en los últimos cuatro años y 100% las del servicio telefónico.

"Aquí hay ancianos que sólo reciben los 300 córdobas que le dan de jubilación al mes (menos de 20 dólares al mes) para pagar el agua y la luz", cuestionó Amador.