Especiales

Contraloría investigará sobreprecio

* Pasos Marciaq: “Vamos a fondo” * Solórzano sigue sin dar la cara * Ingeniero: diseño no ha cambiado nada, por lo tanto, debió mantenerse precio original

Oliver Bodan

La Contraloría investigará el sobreprecio de más de ocho millones de dólares de la carretera Chinandega Guasaule, informó a EL NUEVO DIARIO el contralor José Pasos Marciaq.
“Se amplió la auditoría con los datos que dan ustedes, porque tenemos que confirmarlos. Ustedes han colaborado en encontrar una serie de hechos que no son normales en una construcción de carreteras: sobreprecios, etc. Esos datos ayudan porque se van a buscar las cosas de forma más directa y específica”, declaró Pasos.
El contralor explicó que solicitaron ayuda a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) para buscar una “una colaboración completa” de parte de expertos en el tema, lo cual “estamos afinando”.
“Estamos en el proceso de contratación de especialistas en ingeniería que dominen el campo de las construcciones de carretera, para hacer un afinamiento técnico correcto, porque nos parece que se están dando muchas anomalías en estas contrataciones”, agregó el funcionario.
La Contraloría ya había iniciado una auditoría sobre irregularidades financieras detectadas en la construcción de la carretera (ver recuadro). Pero una investigación periodística de Confidencial y EL NUEVO DIARIO reveló un millonario sobrevalor en la obra.
Un diseño preparado por la firma Frederick Harris, a solicitud del MTI, fijó el valor de la autopista en 20 millones de dólares. Otra actualización de la empresa Edicro estimó el precio en 21 millones. Sin embargo, sin ninguna explicación técnica, el MTI subió el costo hasta 35 millones de dólares.
El MTI contrató al final con la firma mexicana Tradeco por 29.9 millones de dólares. Se desconoce hasta el momento en qué se gastaron más de ocho millones de dólares. “Ya se había abierto una auditoría, pero ahora se va a completar con estos nuevos datos que están saliendo”, dijo Pasos.
¿Qué le parece a usted como contralor el sobreprecio que no ha justificado el MTI?
No creo que lo pueda justificar, porque si yo firmo contrato por cinco millones, es por cinco millones. Nosotros vamos a fondo.
Pasos recordó la importancia de la autopista para el país. “Éste es un país que está en desastre de comunicaciones. Lógicamente, esa carretera que va hacia otros países, es sumamente importante, igual que la de Granada”.
Solórzano no da la cara
Pedro Solórzano, titular del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), continúa sin brindar una entrevista a Confidencial y EL NUEVO DIARIO sobre el millonario sobreprecio de la carretera Chinandega-El Guasaule
La Dirección de Relaciones Públicas del MTI envió ayer a nuestra redacción una nota de prensa con el título “MTI no miente”, en la que intenta justificar las irregularidades del proyecto.
El comunicado mantiene los mismos argumentos de la carta enviada a este periódico el viernes pasado, en la que Solórzano intentó explicar las razones que tuvo el ministerio para incrementar el costo de la carretera, sin razón técnica alguna, de US$21 millones a US$35 millones.
Sin embargo, en dicha comunicación el ministro alteró y manipuló la información del caso. No enseñó ningún documento técnico que justifique el sobreprecio ni tampoco enseñó el propio diseño de Frederick Harris, corregido a noviembre de 2002, que fijó el precio de la obra en 20 millones de dólares.
De igual manera, no mostró ningún documento que justifique el aumento de obras en la carretera, tal y como sugirió. Y hasta colocando las obras adicionales que mencionó, la autopista no llega al precio con el que contrató el gobierno. Al mismo tiempo, intentó enredar el caso al comparar carreteras de menor kilometraje con las de Chinandega-El Guasaule. Incluso, mencionó una autopista que fue donada.
Ayer llamamos al ministro a su teléfono celular --88-40710--, pero sólo escuchamos el siguiente mensaje: “Es Pedro Solórzano, en este momento no puedo contestar su llamada, me gustaría que dejara su número para poder devolver la llamada”. Hicimos lo que el mensaje sugería, pero --hasta el cierre de nuestra edición-- no obtuvimos ninguna respuesta.
Ingeniero: que enseñe documentos
Una fuente vinculada estrechamente al proyecto confirmó a EL NUEVO DIARIO que el diseño original del gobierno, que fijó el valor de la autopista en 20 millones de dólares, no ha cambiado “en absoluto”.
“Yo conozco el diseño de la obra que hizo Frederick Harris, nunca cambió, es el mismo. Los 13 centímetros de mezcla asfáltica se diseñaron desde el inicio y nunca ha cambiado, a propósito de lo que dice el ministro (quien justificó supuestos cambios para llegar a una mejor calidad en la obra)”, reveló la fuente.
“El diseño determina qué es lo que hay hacer y las cantidades se mantienen. Edicro hizo una pequeña actualización que no cambió sustancialmente el precio. Lo único que pudo haber alterado el valor del contrato son los precios unitarios y principalmente de las capas del pavimento, vale decir: base, sub base triturada y carpeta asfáltica. Y eso, si cambió, es fácil de comprobar: que el Ministerio entregue el documento donde se hizo el estimado de los 35 millones”, agregó.
Las primeras pesquisas de la Contraloría
Además del millonario sobreprecio de la obra, un informe preliminar de la Contraloría determinó, entre otras irregularidades, que Tradeco incumplió una serie de compromisos económicos y contractuales: la empresa no había cumplido, hasta el doce de agosto pasado, con las garantías contractuales de “pago” y “buena obra”, valoradas en US$2,648,320.
Según la carta enviada por el ministro Pedro Solórzano, el viernes pasado, este problema ya fue solucionado.
Sin embargo, un análisis jurídico de Bruno Vidaurre, Director Legal de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, determinó que el MTI violó la Ley de Contrataciones del Estado al no exigir dichos compromisos a Tradeco. Además, este tratamiento preferencial no es igual con las empresas nacionales.
La auditoría del ente fiscalizador también reveló “pagos en exceso realizados en concepto de avalúos a la empresa supervisora Consorcio Tec & Cia.-Idisa”, por “la cantidad de C$454,910.82 no contenidos en avalúos, y, por lo tanto, no corresponden a trabajos realizados”.
También se detectó una ampliación del plazo establecido para realizar la obra sin disponer de los fondos financieros establecidos en el contrato de construcción y supervisión “para la ejecución de la segunda fase del proyecto y sin variación proporcional de las garantías”.
Exigencias del contrato
Según el contrato firmado entre el ministro Pedro Solórzano y Nicolás Luis Trejo Pérez, en representación de Tradeco, el 23 de octubre de 2003, la empresa mexicana se compromete “básicamente” a la rehabilitación de la carretera existente, cumpliendo los siguientes requisitos:
Ampliación y reforzamiento de la superficie de rodamiento a 7 metros de ancho para acomodar dos carriles de 3.50 metros de ancho más dos hombros de 1.50 metros de ancho en las zonas rurales.
El pavimento será reforzado para soportar las intensidades y cargas del tránsito vehicular en los próximos quince años.
Incluye además el mejoramiento y ampliación del drenaje longitudinal, la ampliación de algunas alcantarillas, la remoción y reemplazo de otras, la remoción y construcción de cabezales, el reforzamiento y ampliación de algunas cajas de concreto reforzado y algunos puentes.
Asimismo, la reposición de cercas de alambres de púas, la reubicación de postes y cables de servicios públicos, la demolición y construcción de obras para la prevención, corrección o mitigación de los efectos negativos previsibles del proyecto en el medio ambiente y la construcción de obras misceláneas menores.
Según el documento, “el contratista conviene en ejecutar y terminar las obras hasta el precio correspondiente definido en este contrato, así como subsanar cualquier defecto de las mismas de conformidad con todos los aspectos de las disposiciones del contrato”.
Según la cláusula octava del contrato, Tradeco se compromete a terminar el proyecto dentro de los 16 meses calendarios contados a partir de la fecha que el contratista recibió al anticipo y la orden de inicio, los que se ampliarán a un plazo de 20 meses para la ejecución total del proyecto de 72 kilómetros.