Especiales

Un reto a Ortega, pero también a EU

Hoy, la nación nicaragüense se encuentra atrapada en una red de corrupción e intriga. Hasta los nińos conocen cuáles son las cuerdas aprisionantes que tijeras reformistas deben cortar, de primero, para empezar a liberar al pueblo de la miseria

— —

II de III entregas;


;
III;


;
No hemos logrado robustecer instituciones porque han faltado ciudadanos que las impulsen, aunque el individuo puede ser determinante en la fortuna de los pueblos. Efectivamente, con la muerte prematura de tres ciudadanos, la suerte se muestra cruel con el pueblo nicaragüense:;


Luis Somoza-Debayle. En mayo de 1959, da muestras de cordura y de caballerosidad en el manejo de la crisis de Olama y Mollejones, aunque su régimen incurre en la violación de los derechos humanos de los oficiales Rivas-Gómez y Ubilla, prisioneros que fueron asesinados. Ni tampoco, puede ignorarse la responsabilidad que le pueda corresponder por igual crimen contra varios de los implicados en la frustrada conspiración de abril de 1954. Sin embargo, no es infundado especular que de haber vivido, habría sacado del poder, del pelo si era necesario, a su hermano menor, evitando el costo de ser violento el inevitable desenlace en 1979.;


Pedro Joaquín Chamorro-Cardenal. De no haber sido asesinado en 1978, podría haber sido el líder de una oposición valientemente cívica a los desaciertos de la cúpula del FSLN. El pueblo nicaragüense y la comunidad internacional le habrían respaldado en su defensa de las libertades. Sus armas habrían sido su pluma, su voz y su ejemplo. PJCh nos hizo falta para una conformación patriótica de la lucha política. En su ausencia, algunos somos contras. Con él vivo, no lo habríamos sido nunca. Desde su tumba, lleva a su viuda a la mejor Presidencia que hemos tenido en la presente era. Dońa Violeta nos deja el gran legado de la apoliticidad del ejército, libertad de expresión y varios otros avances cívicos. ;


Ramiro Sacasa-Guerrero. Si en 1996 el PLC hubiera llevado de candidato a Ramiro, Nicaragua habría tenido un gobernante íntegro y con visión de estadista. En cambio, su fallecimiento la condena a caer en manos de un mandatario propenso a emular la corrupción de Somoza-García. ;


Hoy, la nación nicaragüense se encuentra atrapada en una red de corrupción e intriga. Hasta los nińos conocen cuáles son las cuerdas aprisionantes que tijeras reformistas deben cortar, de primero, para empezar a liberar al pueblo de la miseria.;


Hay dos actores que, cada quien por su lado, podrían ayudar a resolver la crisis. El Comandante de la Revolución, ex-presidente de la república, Don Daniel Ortega-Saavedra y el gobierno de los Estados Unidos de América. El Comandante, siendo consecuente con su responsabilidad de líder, renunciando a su hegemonismo y perpetua candidatura presidencial. Y decidirse a aplicar su autoridad a una limpieza del FSLN: rotación de dirigentes; fortalecimiento de la Convergencia, reconciliación con la Renovación Sandinista y otros críticos dentro de sus filas. ;


Que el FSLN juegue el rol histórico que le corresponde, de darle a todos los nicaragüenses justicia. Desvirtuar la demagogia de quienes meten el mono a la gente haciéndole creer que el Sandinismo radical, represivo, de los ańos ochenta sigue igualmente retrógrado en 2004. Probar que, al contrario, nadie tiene en Nicaragua mejor disposición que el FSLN de contribuir, con sus propios principios, al logro de las metas de la comunidad del hemisferio occidental, según fueron formuladas en la Cumbre Hemisférica Extraordinaria de Monterrey recientemente: “crecimiento económico con equidad”, “desarrollo social” y “gobernabilidad democrática”. ;


;
La Corte Internacional de La Haya, gracias a otro gringo nuestro, Paul Reichler, y su equipo de juristas otorga a Nicaragua 17 mil millones de dólares que debe pagarle el gobierno de los Estados Unidos. Por dańos que son consecuencias del imprudente protagonismo de la dirigencia en el poder y de la barbaridad que algunos cometemos, apoyando la agresión. Ni entonces ni ahora, nicaragüense alguno, Sandinista o Contra, puede dejar de reclamar el cumplimiento de la sentencia;


IV;


Son muchos los Sandinistas auténticos que desean que la revolución sustente, mediante su fiel observación, sus postulados anunciados originalmente de “pluralismo”, “economía mixta” y “no alineamiento”. Por su parte, Washington debe recapacitar sobre su terquedad de no reconocer que el FSLN es una fuerza, fundamental, legítima, de nuestro espectro político nacional. Es absurdo querer, por cualquier motivo, fomentar caprichosamente excomunión cívica del cuarenta por ciento de los nicaragüenses. El voto a favor del FSLN podría tener un componente no-Sandinista de protesta, por su repudio a que en las dos últimas elecciones, el capital, la autoridad eclesiástica y el Departamento de Estado de los E.U le echen la vaca a Daniel. ;


En mi caso, por ejemplo, no pude votar por Dońa Violeta, como era mi ferviente deseo, porque el FSLN me permitió entrar al país ya demasiado tarde para inscribirme. Rogué al cielo que ella ganara. En esa ocasión la vaca contra Daniel al menos estuvo equiparada con el apoyo de astros de Hollywood, otros liberales del mundo y el campo socialista. Un empresario me dijo que quería que los Sandinistas ganaran, pero por poco margen para que se les bajaran los humos. ;


Ya en 1996, la situación es diferente. Directivos del partido Conservador cometen lo insólito: no llevarle en bandeja la candidatura al más noble nicaragüense, Pablo Antonio Cuadra, PAC, que era el ciudadano ideal para continuar la apertura de Dońa Violeta y poseía el corazón necesario para cimentar la reconciliación nacional. Me abstuve entonces, pero en las últimas elecciones municipales voté por el candidato Sandinista de mi jurisdicción. ;


Lo ocurrido en 1996 me recuerda el país de la fábula de Luis Rocha, donde “los jóvenes habían perdido la razón y los adultos habían incinerado la suya”. Pero, no solamente los dos caudillos -sandinista y liberal- son los secuestradores, también lo son nuestros propios egos. Si la oligarquía teme que Pablo Antonio no gane y, más bien, le quite votos a Alemán, comete un grave error de juicio. Probablemente, los Sandinistas habrían querido lucirse (como lo hacen ahora con Herty en la Alcaldía de la capital). Habría que preguntarle, ahora, a los rectores de la sociedad civil si creen que a Nicaragua le va mejor, o peor, con la opción que decidieron tomar. ;


Como dice Emilio Alvarez-Montalván, “Estados Unidos es como el mar. No te metás muy hondo, porque te podés ahogar y el mar sigue rugiendo muy campante”. Cuando sentimos la mano de los americanos, generalmente, nosotros damos la causa. Hay quienes dicen que debemos diferenciar entre el gobierno y pueblo americanos. Recuerdo a uno de mis profesores en Georgetown hacer la diferencia entre el Estado (the United States of America) y el ciudadano (el americano corriente). El Estado es frío autor del despojo a México de extensos y ricos territorios, del holocausto de Hiroshima y Nagasaki; y de innecesariamente arrasar a la bella Dresden. Los americanos, como seres humanos, muestran una extraordinaria disposición de enmienda de sus faltas. ;


Hasta hace apenas un medio siglo, la criminal supremacía blanca humillaba afroamericanos, descendientes de los esclavos a quienes habían explotado como bestias por generaciones. En el sudoeste americano, hispano por siglos, discriminaban a los greasers, spics. Hoy, las razas se cruzan libremente en absoluta igualdad. No hay establecimiento de servicio al público, en todo el territorio americano, que pueda negar a nadie acceso en razón de su raza. ;


Si alguien es perdedor en el ingreso a las universidades es el blanco. Los ciudadanos de raza negra figuran en el elenco de cine y deportes, facultades de la Ivy League, clero, prensa, carreras profesionales, alta jerarquía militar, banca, industria, congreso, gobernaturas estatales, alcaldías y gabinete presidencial. ;


Los wasps (white, anglo-saxon, protestands) no fingen sentimientos, basta ver que una de sus más grandes figuras y su esposa tienen, orgullosamente, entre sus adorados nińos a una linda negrita. Ellos, diría Luis Rocha, “han descubierto la razón”. ;


En los Estados Unidos se observan, también, las muestras más grandes de decencia y de ternura. Los padres Guadalupe (q.e.p.d.) y José Mulligan son de los muchos gringos buenos que se han identificado con nosotros. Los Estados Unidos nos han perjudicado con la ratificación en 1981 por el senado del tratado Saccio-Vásquez Carrizoso, en momentos en que la cancillería nicaragüense está en proceso de someter evidencia aplastante a nuestro favor. ;


La Corte Internacional de La Haya, gracias a otro gringo nuestro, Paul Reichler, y su equipo de juristas otorga a Nicaragua 17 mil millones de dólares que debe pagarle el gobierno de los Estados Unidos. Por dańos que son consecuencias del imprudente protagonismo de la dirigencia en el poder y de la barbaridad que algunos cometemos, apoyando la agresión. Ni entonces ni ahora, nicaragüense alguno, Sandinista o Contra, puede dejar de reclamar el cumplimiento de la sentencia. Tengamos un sueńo patriota, como los de Luis Rocha, que el gobierno americano rectifica, estableciendo fideicomisos en el BCIE y en el BID para financiar proyectos que contribuyan a cerrar la brecha social en Nicaragua. ;


Actualmente, Estados Unidos afronta enemigos, decididos a sacrificar sus propias vidas en su empeńo por destruirle; olas incontenibles de inmigrantes ilegales; obesidad de sus jóvenes y muchos otros males. Vivimos una coyuntura de nuestra relación con ese enorme vaso comunicante en la cual somos marginales, la notoriedad excesiva de la Nicaragua Sandinista fue sólo posible por las circunstancias de la guerra fría. ;


A los débiles, nos ayuda a convivir con el gigante E.U la serenidad de personalidades americanas. Jim Wright, como presidente de la Cámara de Representantes, hace mucho por lograr justicia y paz en Nicaragua. En 1980, al pisar tierra nuestra, grita: ĄRevolución sí, totalitarismo no! Siempre auspicia elecciones en vez de guerra. No nos divide a los nicaragüenses en “ángeles y demonios”. ;


Su entendimiento, costoso para él, con el Presidente Reagan pone los rieles sobre los que corre el tren del Plan Arias. Nuestros gobiernos han mostrado devoción en honrar a figuras públicas americanas. ¿Cuándo, Ąpor amor de Dios!, van a invitar a Jim Wright a aceptar la más alta condecoración que deberíamos otorgarle? El ex-senador Georges Mc Govern, quien al igual que Jim Wright, mostró su patriotismo americano en la Segunda Guerra Mundial, al levantarse el tema nuestro, en sus entrevistas o debates, manifestó ecuanimidad, comprensión y respeto. ;


Los americanos corrigen sus errores, gracias a sus disidentes. No aquellos que, por exhibicionismo, lo consideran cool, ni los exaltados críticos de oficio, quienes, más que vigilantes de la conducta de su gobierno, dan la impresión de ser viscerales anti-Estados Unidos. El genuino disidente americano es el que encarna Carlton Beals (quien entrevista a Sandino). Chris Neals es un periodista canadiense que cubre el período Sandinista y, quien es también nuestro por estar casado con una gran dama nicaragüense, Mayra Zeledón. En el tiempo que le dejan libre sus funciones en el Banco Mundial, Chris está completando su biografía de Beals. Es una obra que nos permitirá comprender mejor a los americanos. Una reciente publicación por el Doctor Alejandro Bolańos-Geyer nos presenta a Sandino con mayor objetividad. Estos libros del presente sirven mejor a la verdad de lo que ocurre en el pasado. El personaje principal de una novela por José Saramago, según cita hecha por Francisco Javier Bautista, opina que la historia debe enseńarse de adelante hacia atrás.;