Especiales

Conductor de prisioneros


— Beatriz Lecumberri —

UM QASAR, Irak, (AFP) -Hace una semana que los kuwaitíes Mijdi,;
Anuar y Mohamad pasan miedo día y noche en las carreteras del sur;
de Irak, donde fueron contratados por el ejército británico para;
conducir autobuses cargados con prisioneros de guerra a;
diferentes campos militares. ;

;
"Dormimos, comemos, charlamos y rezamos en el autobús", resumen,;
mientras preparan su cena dentro del vehículo, a la entrada de;
uno de los mayores campos de prisioneros de Irak, a la entrada;
de la ciudad de Um Qasar, donde según fuentes militares la;
resistencia iraquí ha cedido tras cinco días de combates entre;
milicianos y soldados. ;

;
Estos tres kuwaitíes de origen egipcio forman parte de una;
caravana de 30 autobuses que perfectamente alineados en la;
carretera frente a la entrada del campo militar, esperan órdenes;
del ejército británico. ;

;
Su cena se ve brutalmente interrumpida por una fortísima;
explosión en las inmediaciones del campo. Inmediatamente,;
helicópteros sobrevuelan el lugar y la artillería británica;
presente en la zona dispara proyectiles luminosos hacia el cielo;
para aclarar la noche y encontrar sus objetivos. ;

;
"Fuego enemigo. Pónganse las máscaras de gas", ordena una;
patrulla británica, temiendo un ataque con misiles que;
propiciaría una rebelión de los prisioneros. ;

;
"PARECEN GENTE BUENA";

;
Según los soldados, fueron morteros disparados desde el extremo;
sur de Irak con dirección el campo de prisioneros, uno de los;
mayores de la región. ;

;
"Otra vez vamos a dormir con miedo", afirma Anuar, que al igual;
que sus colegas de trabajo no dispone de máscaras ni de ninguna;
otra protección en caso de ataques químicos. ;

;
Según estos conductores de prisioneros de guerra, desde que;
comenzó la ofensiva estadounidense en Irak, el pasado jueves, han;
transportado cientos y cientos de detenidos a este campo militar.;
"Parecen gente buena, gente como nosotros. Aquí el único criminal;
es Saddam Hussein", apunta Mohamad. ;

;
En principio, los tres deberán pasar al menos un mes en Irak. Por;
cada 30 días de trabajo reciben únicamente 200 dinares kuwaitíes,;
unos 600 dólares. ;

;
"Nuestras familias están preocupadas y con razón. Esta región es;
muy peligrosa, casi no dormimos, hay disparos todas las noches;
y en este campo hay mucha gente peligrosa", aseguraron,;
escondidos en el maletero del vehículo. ;

;
Según fuentes militares estadounidenses, más de 4.000 iraquíes;
son mantenidos como prisioneros de guerra actualmente en el país.;