Especiales

El emporio que cayó a cascarillazos


— MARIO MAIRENA MARTINEZ —

mmairena@elnuevodiario.com.ni;


Las quiebras del INTERBANK y del Banco del Café dejaron una pérdida al Estado por 325 millones de dólares, de la cual gran parte correspondió al caso del Ťcascarillazoť, en el que nunca apareció el Estado como ofendido y lo que hubo fue un juicio entre dos partes involucradas: los hermanos Centeno Roque y los almacenes de depósito SEMAR.;


Expertos consultados, como el economista Néstor Avendańo, seńalan que una participación del Estado hubiera sido el reconocimiento de que la emisión de CENI’s que hizo el Banco Central, para respaldar las quiebras bancarias del INTERBANK y del BANCAFE, había sido ilegal.;


Incluso, en su momento el economista Francisco ŤCheť Laínez y el abogado León Núńez argumentaron que no había sustento legal para que el gobierno emitiera los Certificados Negociables de Inversión, (CENI’s), que se entregaron al BANPRO y al BDF, instituciones que compraron los bancos quebrados. ;


El INTERBANK, cuya quiebra dejó una pérdida de 242 millones de dólares, lo compró el BANPRO; mientras que el BANCAFE, con una pérdida de 83 millones de dólares, lo compró el BDF, y para respaldar esas adquisiciones se dio la emisión de los CENI’s que dejaron endeudados a todos los nicaragüenses.;


Por el caso del Ťcascarillazoť hubo un juicio en un juzgado de Matagalpa y en todos los juzgados de la capital, los que se acumularon en uno que correspondió tramitarse en el Juzgado Séptimo de Distrito del Crimen, a cargo del juez Sabino Hernández.;


OTROS GRANDES AUSENTES;


En todo el proceso de 25 mil folios que terminó en manos del juez mencionado no sólo el Estado estuvo ausente, sino que en la sentencia de primera instancia se obvió el papel que jugaron los miembros de la Superintendencia de Bancos, de las juntas directivas del INTERBANK, del BANCAFE y de SEMAR, quienes avalaron y certificaron uno de los fraudes más grandes que se hayan registrado en perjuicio del Estado de Nicaragua.;


Los principales indiciados para el juez Hernández y que se patentizaron en todo el proceso judicial hasta el final, fueron los hermanos Alex y Saúl Centeno Roque, quienes en Matagalpa eran ŤDon Alexť y ŤDon Saúlť, con el máximo de los respetos posibles, ya que se abrían paso entre la llamada Ťalta sociedadť que los miraba con recelo.;


Ambos personajes, por el escándalo, ahora no pasan de ser el reo Alex Centeno Roque y el prófugo Saúl Centeno Roque y aquellos que se decían sus amigos y que recibieron grandes favores económicos, ni siquiera se asoman por la cárcel Modelo donde se encuentra encerrado uno de ellos.;


Los Centeno Roque constituyeron el mayor emporio que se ha conocido en el norte del país como Consorcio Comercial Agropecuario, S.A. (CONAGRA), o Agropecuaria El Renacer de San Miguel, (AGRESAMI), nombre escogido para rendirle homenaje al Cardenal Miguel Obando y Bravo, quien era el Ťbendecidorť oficial de sus propiedades y hasta de sus familias. ;


Patrocinaron el equipo ŤNorteť, el único conjunto de béisbol que ha ganado un campeonato nacional representando a Matagalpa, el que se desintegró como el café que fue convertido en cascarilla.;


El crecimiento acelerado de la fortuna de los hermanos Centeno Roque, después que fueran conocidos como vende leńa en Quilalí, llevó a que se levantaran rumores de que estaban ligados con el narcotráfico o que eran testaferros de algún personaje político.;


Nunca esos rumores llegaron a ligarlos con la conexión que sería destapada después, en la cual se confirmó que los Centeno Roque tenían sus influencias en varias instituciones financieras y en un almacén de depósito: el INTERBANK, el Banco del Café, INISER y SEMAR.;


Todas las instituciones mencionadas y sus directivos, incluyendo a los de la Superintendencia de Bancos (SIB), pese a que fueron mencionados durante el proceso, fueron excluidos por el juez Sabino Hernández, quien en su sentencia interlocutoria Ťclavóť a los hermanos Centeno Roque y a varios empleados de ellos y de SEMAR. ;


ULTRANIC ADVIRTIO TRES MESES ANTES, PERO...;


Según el expediente judicial, el caso del Ťcascarillazoť comenzó el 8 de agosto del 2000; sin embargo el 19 de mayo de ese mismo ańo, o sea tres meses antes, la empresa de vigilancia ULTRANIC informó a la directiva de SEMAR que habían encontrado anomalías en el manejo de las bodegas que hasta ese día habían sido cuidadas por pequeńas empresas de vigilancia contratadas por los Centeno Roque.;


Para cuando ULTRANIC dio la advertencia, la directiva de SEMAR tenía como presidente al seńor Miguel César Delgadillo Machado y como Secretario a Rodrigo Reyes Portocarrero, quienes un mes después, o sea el 19 de junio del ańo 2000, presentaron sus respectivas renuncias a esos cargos.;


Es así que, según acta del 22 de junio del ańo 2000, la directiva quedó compuesta por Julio Delgadillo Cardenal como presidente; William F. Graham, vice presidente; Mario Cardenal, Secretario; Carlos Hollmann, director y Luis Gerardo Robleto, presidente ejecutivo, participando en esa sesión como invitados, Alejandro Graham Estrada y Rodrigo Reyes Portocarrero.;


César Delgadillo Machado fue sobreseído provisionalmente por el juez Sabino Hernández en su sentencia de primera instancia del 14 de febrero del ańo 2002, por el delito de asociación para delinquir en perjuicio de SEMAR, INISER y BANCAFE junto a Federico Rommel Briones Gámez, quien como gerente de operaciones de SEMAR participaba en la elaboración de bonos de prenda.;


ADVERTENCIA CONFIRMADA;


La advertencia de ULTRANIC fue confirmada por su gerente general Rodrigo Cardenal, quien refirió que después de haber formalizado las anomalías por escrito, SEMAR lo que hizo fue entablar conversaciones con los Centeno Roque, las que supone que eran para negociar, por lo que había en el interior de las bodegas que en su mayor parte era cascarilla en vez de café. ;


Al gerente de ULTRANIC le consultamos por qué en mayo del ańo 2000, SEMAR no acudió a los juzgados ante las anomalías que encontró su empresa, a lo que respondió:;


ŤNo sé por qué no se puso la denuncia en ese momento, porque ULTRANIC encontró como una gran anomalía que quienes guardaban la mercadería eran los mismos que la cuidaban y eso no podía serť, contestó el gerente general de ULTRANIC, quien dijo que no tenía ninguna relación con SEMAR, salvo con su hermano Mario Cardenal, uno de los directivos de la empresa de depósitos.;


ŤCASCARILLAZOť ESTALLO POR EL TOWER BANK DE PANAMA;


Tres meses pasaron hasta que el 8 de agosto del ańo 2000 comenzara judicialmente el caso del Ťcascarillazoť, cuando funcionarios del Tower Bank de Panamá se hacen presente a la bodega de AGRESAMI en Quebrada Honda, Matagalpa, a retirar un café con bonos de prenda de SEMAR, encontrándose con la sorpresa de que muchos de los sacos lo que tenían como contenido era cascarilla.;


Ese hallazgo quedó registrado en el voluminoso expediente del Ťcascarillazoť, donde se seńala que fue el licenciado Paulino Rosales Midence, trabajador de AGRESAMI, quien el 8 de agosto del 2000 llegó presuroso a interponer una denuncia en el Juzgado Primero de Distrito del Crimen de Matagalpa, a cargo de la doctora Karla Emilia Sáenz Terán.;


La denuncia fue recepcionada a las 4 y 40 minutos de la tarde de ese día y casi a las dos horas, (6.20 p.m.), la juez Karla Emilia Sáenz Terán se presentó a las bodegas de AGRESAMI en Quebrada Honda, a realizar la primera inspección ocular del caso.;


En su inspección, la judicial hizo constar que en el portón de la entrada principal del beneficio de AGRESAMI encontró Ťun sinnúmero de personas, aproximadamente cuarenta, que manifestaron que eran cargadores y que tenían la orden de cargar sacos de café y que continuarían sus labores a las siete de la mańana del día siguienteť.;


ŤPosteriormente -certificó la doctora Sáenz Terán- nos dirigimos a la bodega en mención la cual se encontraba cerrada y un grupo de personas en la parte de afuera, entre ellos un CPF, y el seńor Rudy González, quien nos manifestó ser el gerente de operaciones de SEMAR y que habían sacado el café con autorización y con conocimiento de la Superintendencia (de Bancos) y del seńor Saúl Centeno, la cantidad de setecientos sacos de café. Que esas bodegas las tenía asumiendo SEMARť.;


Rudy (se escribe Roddy) González es un ex mayor del Ejército que en enero del presente ańo fue mencionado como co-propietario, junto al ex coronel Francisco López, de la finca ŤLa Aurorať, hacia donde se dirigían los nińos cortadores de café que resultaron electrocutados en las proximidades de ŤLa Fundadorať.;


En la inspección, según rola en el expediente, estuvo presente el denunciante, Paulino Rosales Midence, quien el 14 de febrero del ańo 2002 terminó fulminado con auto de segura y formal prisión por el juez Sabino Hernández, junto con otras personas, entre ellas Alex y Saúl Centeno Roque.;


EL PLEITO POR LA COMPETENCIA;


Si el juicio tiene elementos extrańos, uno de ellos se dio en el inicio del mismo cuando dos jueces, uno de Matagalpa y uno de Managua, se dieron a la tarea de pelear la competencia del mismo, dejando la solución del asunto en manos de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.;


El meollo estaba en que fue en el Juzgado Primero de Distrito del Crimen de Matagalpa, a cargo de la doctora Karla Emilia Sáenz Terán, donde se conoció el caso del Ťcascarillazoť un 8 de agosto del 2000, mientras el despacho del juez Sabino Hernández conoció el 11 de agosto del mismo ańo, tres días después por la denuncia de un Ťdesconocidoť, tal como quedó plasmado en el Libro de Entradas de ese ańo. ;


Por esa razón, la juez Sáenz Terán en varias ocasiones le mandó a pedir las diligencias al doctor Sabino Hernández, bajo el argumento de que Ťpor tiempo y domicilioť, el juicio debería tramitarse en Matagalpa.;


SALA PENAL RESUELVE: SABINO HERNANDEZ;


En Matagalpa abordamos a la juez Karla Emilia Sáenz, quien refirió que cuando se trabó el asunto de la competencia, a quien le correspondía dirimir el asunto era el superior de ambos, en este caso la Corte Suprema de Justicia, ya que si la diferencia hubiera estado entre Matagalpa y Jinotega, le hubiera correspondido al Tribunal de Apelaciones de ambos departamentos.;


ŤA los meses, la Sala de lo Penal me notificó que el competente era el juez de Managua, Sabino Hernández, y como sólo obedezco órdenes y no discuto resoluciones, procedí a enviar las diligencias que tenía a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justiciať, recordó la judicial.;


Revisando los archivos de la Corte Suprema de Justicia nos encontramos que los magistrados que en el ańo 2000 integraban la Sala de lo Penal eran: Yadira Centeno González, Guillermo Vargas Sandino, Alba Luz Ramos, Harlan Ken Henríquez Clair, Arturo Cuadra Ortegaray, Armengol Cuadra López, Carlos Guerra Gallardo y Marvin Aguilar García.;


De ellos hay un magistrado que evidenció su defensa para que el juez Sabino Aguilar no fuera suspendido definitivamente del cargo y de la Carrera Judicial por el mensajito de Alex Centeno, lo que de darse provocaría que todo el juicio del Ťcascarillazoť se vendría al suelo y habría que comenzar otro, con otro juez y con los mismos y más procesados.;