Ellas

La dura tarea de ser madre soltera


Tengo varias amigas que por diversas razones les ha tocado vivir la dura tarea de ser padre y madre a la vez. Algunas por cuestiones de falta de entendimiento con su pareja se han separado. Otras porque se enamoraron de hombres que finalmente huyeron a la hora de conocer la noticia del embarazo y así continúan las historias que concluyen con el tema que quiero compartir el día de hoy “La dura tarea de ser madre soltera”.
Educar a nuestros hijos es un gran reto que enfrentamos muchos padres, más aún cuando esta responsabilidad es llevada únicamente por la mujer. Por ejemplo, hasta hace algunos años el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos indicaba que en Nicaragua había un 28.3% de madres solteras a partir de los 15 años. En las zonas urbanas esta cifra incrementa en un 34.2% en comparación con el 19% de las zonas rurales.
Hoy en día son mayoría las mujeres que se han incorporado a esta cifra, lo que representa que muchos niños y niñas están creciendo sin la presencia del padre.
Karla Méndez, madre soltera de 2 hijos y fiel lectora de la columna me comentaba que una de las cosas más difíciles que le ha tocado en esta dura tarea es “explicarle a sus hijos los motivos de la ausencia de su papá”.
Al igual que Karla a muchas mujeres les ha tocado pasar por esta situación. Para la Psiquiatra Gioconda Cajina, explicarle a un niño o niña que su padre no está no es tarea fácil, sobre todo si están pequeños, sin embargo esto no debe ser impedimento para decirles la verdad. “Se les va contando la historia según la edad, en la medida que puedan entenderla, sin victimizarse”.
Cajina hace énfasis en el hecho de no ubicarse como víctimas, ya que muchas mujeres al sufrir este abandono y no asimilar el hecho, toman la decisión de crear un drama que provoca resentimiento en sus hijos.
La falta de afecto del padre no se sustituye con nada, sin embargo ante la ausencia eminente, las madres deben empoderarse del este rol, destacándole al hijo la importancia de la autoridad que ejerce la madre e inculcándole respeto hacia ella.
En países como el nuestro, donde mayormente la educación de los hijos es llevada por la mujer, debemos tener presente que la enseñanza de los valores morales en los pequeños es fundamental para su formación como seres de bien. Como madres y padres siempre debemos tener presente que con cariño y disciplina se aprende mejor.

Para sugerencias y comentarios me pueden escribir a ardonize@hotmail.com o bien a sandraardon@cablenet.com.ni