Ellas

Que no te atrape la obsesión amorosa


La noticia de una mujer que murió asfixiada al quedar atrapada en la chimenea de una residencia californiana le dio la vuelta al mundo recientemente.
Y no se trataba de alguien tratando de robar, o de una aficionada de Santa Claus, sino de una exitosa doctora de 49 años que desesperadamente quería espiar a su novio.
Poco se sabe sobre esta pareja, pero este caso huele a pura obsesión amorosa ¿Y hasta qué  punto puede un ser humano poner su vida en juego cuando se trata de rescatar un amor hecho pedazos?
 La obsesión amorosa puede tocar a la puerta de cualquiera, sin importar cuán exitoso seas en otras áreas de la vida, como la carrera profesional. Sin embargo, ésta se apodera mayormente de mujeres con bajo nivel de autoestima.
Tras una ruptura o cuando se percibe que la pareja quiere escapar, estas mujeres sienten que el mundo se les cae encima y son capaces de cualquier cosa.
Entonces, ¿cómo reconocer si lo que sientes por alguien es amor verdadero o más bien una obsesión? Para considerarte obsesionada no hace falta que tomes un par de binoculares para espiar a tu ex o treparte en el techo de su casa.
Algunas señales que muestran sentimientos obsesivos son por ejemplo, sacrificar todas las cosas que a ti te gustan por complacer sus gustos, tomar todas tus decisiones basadas en él, estar dispuesta a dar mucho más de lo que recibes en esa relación, dedicar todo tu tiempo en complacer las necesidades del otro y, por supuesto, creer que no puedes continuar tu vida sin esa persona.
Si piensas que has perdido tu esencia y tu mundo se ha convertido en el mundo de tu pareja, seguramente estás obsesionada.
El verdadero amor te inspira y te hace crecer, mientras que una relación obsesiva es debilitante y consume tu espíritu.
Lo más importante es reconocer que lo que crees sentir no es amor. Un amor enfermizo puede ser asfixiante y hasta podría robarte la vida, como le ocurrió a esta doctora. Preocúpate por amarte a ti misma y no te dejes atrapar por la obsesión. Tú mereces recibir lo mismo que das…

Para más motivación visita: www.MariaMarin.com