Ellas

Mitos engañosos sobre las mujeres y el sexo


¿Sabes qué enciende la pasión de una mujer? ¿Conoces lo que realmente derrite a una dama? Hay quienes creen saberlo todo cuando se trata del amor, pero lamentablemente pueden estar muy equivocados. Hay mitos sobre la sexualidad que en vez de educar, han confundido a muchas personas sobre cómo deben actuar en el amor.
Existen mitos ridículos de los cuales hoy en día nos reímos de ellos, como el que dice: “¡la masturbación causa ceguera!”, pero hay otros mitos que muchas personas consideran como verdades y realmente no lo son. A continuación comparto contigo algunos mitos sobre las mujeres y el sexo. Te sorprenderás cuando descubras la realidad.
Mito: El deseo sexual de la mujer disminuye considerablemente después de los 40 años. Realidad: Una mujer alcanza su máximo potencial sexual a los 30 años y se mantiene estable por el resto de la vida. Es decir, si ellas quieren, pueden excitarse sexualmente ¡hasta los 100 años!
Mito: Una mujer cansada no le interesa tener sexo. Realidad: Una mujer que se siente extenuada quiere ser mimada, por eso, no puede resistirse a un hombre que le ofrezca un masaje seductor que más tarde despertará su apetito sexual.
Mito: A una mujer la seduce un hombre que la lleve a cenar a un restaurante muy fino y lujoso. Realidad: A una mujer lo que realmente la embelesa es que un hombre cocine para ella y se tome el tiempo de preparar una cena romántica a la luz de las velas.
Mito: Una mujer necesita tomar una o dos copitas de vino para sentirse más segura de si misma y complacer a un hombre en la cama. Realidad: Una mujer que sólo tiene confianza en la cama cuando está ebria es una mata pasión. Lo que verdaderamente enloquece a un hombre es una mujer que a todo momento, ebria o sobria, se siente cómoda en su propia piel.
Mito: El regalo que más derrite a una mujer es un anillo de diamante. Realidad: No hay que gastarse tanto dinero para estimular, a una mujer. El afrodisiaco más efectivo para nosotras, es un hombre que sea romántico y sepa endulzarnos el oído, ya que éste es el órgano sexual que verdaderamente excita a una mujer.
Si alguna vez has escuchado estos u otros mitos, te recuerdo que un mito es una invención, o fantasía que llega a considerarse como una verdad debido a la frecuencia con que se repite. Cuando se trate de asuntos de amor y sexo, la mejor forma de comprobar la veracidad de un mito es ponerlo a prueba tu misma.
María Marín es motivadora internacional, figura radial y autora de Mujer sin límite. Visite www.MariaMarin.com