Ellas

¡A vacunar se ha dicho!


Conversando con una amiga, hicimos cuenta de cuánto dinero se gasta en los hijos. Verdaderamente que todo está duro y ahora hay que pensar bien antes de encargar uno, sobre todo si se pretende darle una vida modesta y mucha dedicación.
En esa ocasión mi amiga me explicaba que ella por el hecho de ser madre soltera, se le complicaba más el aspecto financiero y que se las veía duras, sobre todo a la hora de ponerles las vacunas.
Si bien es cierto que el Estado te garantiza algunas de ellas gratuitamente, nosotros los padres tenemos que pagar otras, siendo ésta una de las principales causas por las que a muchos niños no se les aplican vacunas importantes.
En vista que este es un problema de salud pública, consulté a la Doctora Rhina García de Álvarez (Pediatra) quien nos aclaró la importancia de las vacunas, tanto en los menores como en los adultos.
Según la Doctora García, “las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias que mayor beneficio ha producido y sigue produciendo a la humanidad. Previenen enfermedades que antes causaban grandes epidemias, complicaciones, muerte y daños permanentes”.
Para la pediatra, “la importancia primordial de vacunar tempranamente a los niños radica en protegerlos y prevenirle la muerte o complicaciones graves que los dejen con daños irreversibles.
Las vacunas garantizan un óptimo crecimiento y desarrollo y los padres no deben temer aplicarles el mismo día a sus hijos varias vacunas juntas, pues existen muchísimos estudios científicos que comprueban que los riesgos son mínimos y mucho mayor son los beneficios.
En caso de no aplicar todas las vacunas el mismo día, siempre se debe respetar un tiempo mínimo de 3 a 4 semanas para aplicarlas.
En un sondeo que realicé con algunos padres de familia, dos de los cinco que consulté, me dijeron que ellos pensaban que hay vacunas que tienen efectos secundarios y por eso no se las aplicaron a sus hijos.
Sin embargo, para la Doctora García, “aunque las vacunas se consideran medicamentos seguros, en ocasiones pueden aparecer algunas reacciones adversas como enrojecimiento leve y dolor en el lugar de la inyección (son raras las reacciones locales más pronunciadas), fiebre o dolores musculares. En contadas ocasiones se han presentado reacciones alérgicas fuertes a alguno de los componentes de las vacunas.
Como ocurre con todos los medicamentos, existe un riesgo muy pequeño de que ocurra algún problema grave, pero esta posibilidad es siempre mucho menor que el derivado de contraer la enfermedad, nos aclaró la especialista.
Finalmente, García recomienda que para que un paciente adquiera una protección completa y suficiente contra determinada enfermedad, debe cumplir con todas las dosis recomendadas, ya que en su mayoría, a partir de la tercera semana de haber sido aplicada la primera dosis de una vacuna, comienza el organismo a producir los anticuerpos o defensas protectoras contra dicha enfermedad. Sin embargo, no lo suficientemente altas para obtener una buena protección.
También hay que aclarar que la protección que se adquiere con todas las dosis no es del 100% para todos los pacientes que se las aplican, pero sí en un porcentaje alto; por lo tanto, esto quiere decir que si adquiriera la enfermedad será muy leve y sin daños permanentes enfatizó.
Para sugerencias y comentarios pueden escribir a ardonize@hotmail.com o bien a sandraardon@cablenet.com.ni.