Ellas

Hidropilates


La técnica Hidropilates fue desarrollada en los Estados Unidos a principios del 2000 por el profesor de gimnasia Ann Anthony, e incluye movimientos de fortalecimiento y elasticidad que contribuyen a mejorar la fuerza muscular, ejercitar el sistema cardiovascular, corregir la postura y aliviar el estrés, entre otras cosas.
“El agua suaviza los ejercicios del método tradicional, proporcionando un mayor equilibrio y facilidad. Por eso, algunas personas que no están en condiciones de realizar la actividad en el suelo se pueden animar a desarrollar la técnica con más seguridad en la piscina.
Los ejercicios son adecuados para todas las edades, e incluso más favorables para las personas mayores y quienes tienen algún problema físico, mediante la reducción de efectos de los ejercicios.
Hidropilates fortalece los músculos especialmente los abdominales, mejora la respiración, coordinación, la toma de conciencia corporal, y garantiza mayor flexibilidad”, explica el profesor Fernando Villaverde, pionero de esta técnica en Argentina.
Para él, Hidropilates está recomendado para gente que sufre lesiones o problemas musculares, embarazadas, tercera edad, y quienes más que transpirar desean realizar una actividad física de bajo impacto pero que les garantice buenos resultados.
“Hoy, el Hidropilates es utilizado en diversas terapias de rehabilitación porque los entrenamientos periódicos logran que las personas sean capaces de aprender a dominar su cuerpo y gocen de todos los beneficios, apreciando a primera vista un cuerpo más firme y armónico”, resume.

Dentro de los ejercicios básicos, el profesor Villaverde, explica algunos:

* Ejercicios con flexión de cadera en posición anclada: flexo-extensiones, patadas, bicicleta, círculos de piernas entre otros.
* Ejercicios de elevaciones: laterales, al frente, sierras, soga cerrada, el reloj, círculos laterales y al frente, etc.
* Ejercicios tomados del borde en diagonal: elevaciones laterales, bicicleta y bicicleta al revés, rotaciones, etc.
* Ejercicios con flotador tomado al frente: elevaciones hacia atrás, presiones de pecho, planchas, entre otros.
* Ejercicios con flotador tomado a un lado y cuerpo en diagonal: elevaciones, presiones de un brazo, péndulos y combinaciones con planchas, etc.
* Además hay muchas otras posiciones que incorpora el método, en apoyo y también en flotación con material auxiliar.

La mayoría de las sesiones tienen una duración de 40 minutos, e incluye 15 minutos de trabajo cardiovascular, 15 de Pilates y 10 de estiramiento.
Algunos de los ejercicios diseñados para fortalecer las articulaciones se hacen con dispositivos de flotación que proporcionan apoyo y seguridad en el agua, al tiempo que los participantes desempeñan varios ejercicios abdominales.
Para finalizar, Villaverde advierte que para preparar un programa adecuado a las necesidades de los usuarios, hay que conocer muy bien las propiedades y leyes físicas ya que el medio acuático es totalmente diferente al terrestre.

Beneficios:
* Relajación y elongación muscular.
* Mejora la respiración, favorecida por la presión hidrostática.
* Corrección postural y mejora de la coordinación motora, equilibrio y alineación del cuerpo.
* Reducción del dolor y espasmos musculares, de la tensión articular y el stress por la flotación.
* Aumento de la fuerza y de la amplitud y movilidad articular.
* Aumento de la flexibilidad y el tono muscular.
* Estimulación del Sistema Circulatorio y la oxigenación de la sangre.
* Bienestar psicológico y aumento de la concentración.
* Los músculos de la zona abdominal se hacen más fuertes y hay mayor percepción del transverso.
* Dominio de su fuerza física, músculos y cuerpo en general.
* Reducción de la presión sobre las vértebras.
* La resistencia multidimensional facilita el equilibrio y la paridad en los músculos agonistas/antagonistas.
* Se trabaja con una resistencia de 12 a 15 veces mayor que la del aire.

Según Villaverde, Hidropilates no tiene contraindicaciones, y ayuda a no sentir el esfuerzo de la actividad generada, ya que los ejercicios se realizan lentamente, con música y la calma del agua caliente.
¿Cuáles son las variantes de los ejercicios de Hidropilates en relación al pilates tradicional?
Al trabajar en el agua se utilizan muchos de los ejercicios de Pilates, modificando sus posiciones e incorporando para algunos material de flotación o sostén.
La técnica de Hidropilates tiene como objetivo fomentar el control corporal de la forma más saludable y eficiente posible. De hecho sería una adaptación de los ejercicios Pilates de suelo para el medio ambiente acuático.
En la tierra el trabajo consiste en “levantar algo” contra la gravedad. En el agua, la intensidad aumenta cuando brazos y piernas se mueven hacia abajo contra la flotación. Ésta facilitará los movimientos hacia arriba y proporcionará resistencia a los movimientos hacia abajo.
Hay que tener en cuenta que cada vez que se realiza un movimiento hay que dejar cierto tiempo para “superar” las corrientes, e intentar mantener siempre una correcta alineación respetando los principios del método.
Además en cuanto ponemos a una persona en posición horizontal bien sujeta al borde de una piscina o bien a un flotador, se produce de inmediato una co-contracción mayor del transverso y la musculatura paravertebral profunda de la que se produce en el medio terrestre.

Enplenitud.com