Ellas

Enfoque Familiar


¿Cómo enseñarles a los niños las tareas del hogar?

Cuando era niña mi mamá permitía que mi hermana y yo le ayudáramos en las labores de la casa. En ese tiempo a mi me resultaba divertido ya que me sentía útil haciendo mandados, sacudiendo sillas o bien arreglando mi ropa. Contrario a esto, mis hermanos en sus tiempos libres se dedicaban a jugar ‘Nintendo’ o hacer cualquier otra cosa, todo “menor a las labores domésticas”.
En una sociedad machista como la nuestra, donde a la mujer se le prepara en su “mayoría” para resolver labores del hogar y al hombre para solucionar problemas financieros, nos damos cuenta sobre la importancia del papel femenino, y no es que sea feminista, pero pienso que tanto el hombre como la mujer tienen iguales responsabilidades.
Hoy en día agradezco infinitamente a mi madre por haberme enseñando todo esto, y estoy en la misión de enseñarles a mis dos hijos (varones) que me ayuden también con las labores del hogar. Sé que en unos años mis nueras me lo agradecerán.
En vista del contexto en el que muchos padres crían a sus hijos, a continuación le daré algunos consejos que me están funcionando y les pueden ser de utilidad a todos los padres de familia, enfocados en este tema:
Enseñarles a los niños o niñas a colaborar con las labores del hogar es tan importante como enseñarles a caminar o hablar. Debemos comenzar con dar un ejemplo de orden y limpieza, recordemos que los adultos somos los modelos a seguir de los pequeños.
Cada miembro de la familia debe participar en las tareas de la casa y los niños deben aprender que ayudar a sus padres es parte de su rutina diaria.
Para comenzar, debemos enseñarles a arreglar su cama, siempre antes de comenzar hacer otras cosas hay que dejar la cama hecha y arreglada.
Después de cada comida, deben recoger el plato y el vaso de la mesa, lavarlo o llevarlo al lavaplato.
Arreglar el cuarto y los juguetes después de cada juego, debe ser una regla en casa. Esto les ayudará a mantener el orden.
A los niños se les puede poner a colaborar en las labores de limpieza que no representen ningún peligro por ejemplo: limpiar la mesa, sacudir sillas, ordenar adornos, entre otras cosas.
Un joven adolescente puede ayudar a lavar los platos o bien limpiar la casa.
Si bien es cierto, enseñarles a los niños los educa y les enseña a tomar conciencia del sentido de responsabilidad, no hay que agobiarlos con un sinfín de tareas domésticas. Hay que hacer una guía firme de unas pocas y sencillas responsabilidades.
Recuerden que todos tenemos la responsabilidad de ayudar en las tareas del hogar, no por obligación sino porque todos debemos tener consideración por las personas que dedican tiempo completo al mantenimiento de la casa.

Para sugerencias y comentarios escriban a ardonize@hotmail.com o bien a sandraardon@cablent.com.ni