Ellas

¿Perdono pero no olvido?


Qué difícil es perdonar cuando nos han hecho un daño, y más cuando su efecto termina lastimando a nuestros seres queridos.
Lamentablemente, en nuestro diario vivir estamos expuestos a sufrir cualquier desilusión. “Así es el mundo”, dice una amiga cristiana que lucha por perdonar a su marido que le fue infiel con su secretaria. La infidelidad puede desencadenar este tipo de problemas en los seres humanos, sin embargo, no es el único caso, ya que la traición se puede recibir hasta de los más cercanos.

¿Es bueno guardar resentimiento?
Jorge Zuloaga escribe sobre este tema: “mantener archivadas las experiencias negativas, conservar las cuentas pendientes con el ser amado, pone en evidencia la existencia de rencor y resentimiento, sentimientos que envenenan cualquier relación humana”.
Cuando se guardan resentimientos, cuando se perdona pero no se olvida, la relación se envenena y las personas entran en un juego interminable de cobrarse cuentas pendientes, que como resultado hace infelices a todos los involucrados. Es por esto que si usted verdaderamente quiere ser feliz, tiene que aprender a perdonar de corazón.
Cuando uno perdona, no está ayudando a la persona que te ha hecho daño, sino que se ayuda a sí mismo a sacar sentimientos negativos, recobrar su equilibrio emocional y su paz interior”.
Las actitudes de venganza no son buenas sobre todo porque éstas se convierten en una cadena de resentimientos y agresiones que afectan a los involucrados.
Nosotros debemos estar claros de que en toda relación humana siempre habrá acuerdos y desacuerdos, entendidos y malos entendidos, pero esto no implica que tengan que quedar cuentas pendientes.
Al final del camino la persona que más sufre es la que guarda resentimiento, pensando en la forma en la que tomará venganza o esperando el momento en que le vaya mal a su enemigo, para gozar del mal ajeno. Tengan presente que “El perdón es el agua que extermina los incendios del alma”.

Recuerden de escribirme para consultas y sugerencias a los correos ardonize@hotmail.com o bien sandraardon@cablenet.com.ni