Ellas

Mujer sin límite


No juzgues… ¡todos somos valiosos!

Irma Córdova, lectora o ¡ex lectora de mis columnas!, encolerizada me envió un mensaje de correo electrónico, manifestando su opinión sobre la columna que escribí recientemente titulada “Libérate como Ricky Martín”. Mi intención fue motivar a las personas que cargan una mentira, a vivir con sinceridad y transparencia.
Irma, textualmente expresó: “¿para qué hablar de los que proclaman su homosexualidad como si fuera un acto heroico?” Y añadió- “por eso es que este mundo se está convirtiendo en otro Sodoma y Gomorra… Los que admiran y apoyan a estos seres es porque son iguales a ellos, unos degenerados y sinvergüenzas que no deberían existir”.
Para los que no saben, Sodoma y Gomorra es una historia Bíblica que cuenta que en estas dos ciudades habitaba gente muy perversa y lujuriosa, con un deseo sexual desordenado e incontrolable; la gente era tan atrevida que incluso un día acosaron sexualmente a unos ángeles que llegaron de visita. Dios le reveló a Abraham que acabaría con estas dos ciudades a menos de que él encontrara a cincuenta personas buenas. Abraham negoció con Dios y le rogó que fueran sólo diez. Sin embargo, Abraham no pudo hallarlos y ambas ciudades fueron destruidas.
Cómo es posible que alguien compare nuestro mundo actual con Sodoma y Gomorra, y además piense que debido a los homosexuales este mundo va a ser destruido. ¿No será que tanto odio, rencor y juzgamiento es lo que está acabando con nuestro planeta? Me sorprende que en pleno siglo veintiuno todavía haya gente queriendo que otro ser humano deje de existir porque es negro, judío, musulmán u homosexual.
Si alguna vez has experimentado sentimientos de rabia y repulsión en contra de alguien, te recuerdo que todos somos creación de Dios. Eso significa que así como una blusa fabricada en China tiene un etiqueta que dice: hecho en China, igualmente, Irma, Ricky Martín, tú y yo tenemos una etiqueta invisible que dice: hecho por Dios. Por lo tanto, todos somos de muy buena calidad y tenemos derecho de existir y expresar nuestra divinidad. Si Abraham viviera en estos tiempos, no tendría problema en encontrar a millones de personas que llevan una vida decorosa y bondadosa sin importar su sexo, raza o religión.
Te motivo a que dejes de apuntar los defectos, errores y pecados de otros. Como dijo Michael Jackson en su famosa canción Man in the Mirror: “Si quieres que el mundo sea un lugar mejor, dale un vistazo y haz un cambio. Empieza con el hombre que ves en el espejo”

María Marín es motivadora internacional, figura radial y autora de Mujer Sin Límite. www.MariaMarin.com