Ellas

Madre, esposa y profesional ¡es posible!


“Qué difícil es el trabajo de la casa”, me decía una amiga que decidió dejar su profesión para dedicarse a la crianza de sus hijos. Es común que las mujeres se enfrenten al dilema que las ponga a decidir entre una carrera profesional y cumplir el rol de ama de casa.
La dificultad de armonizar el ámbito laboral con la vida familiar --que está demostrado es posible-- nos afecta a todos en el mundo moderno, pero por diversas razones son las mujeres quienes más padecen esta situación.
A medida que la mujer ha ganado terreno en la sociedad ha demostrado su capacidad para ser una profesional exitosa, una madre dedicada y una buena esposa. ¿Cómo lo hace? La clave está en ser organizado y ubicar cada cosa según su importancia y momento, teniendo claro que no podemos descuidar nuestras metas bajo la justificación de que por la familia se deben hacer “sacrificios”.
Muchas mujeres llegan a decidir renunciar a sus aspiraciones profesionales precisamente porque terminan “comprendiendo” que no hay nadie mejor que ellas para cuidar de los pequeños: los desvelos cuando están enfermos, las citas con el médico, las reuniones y tareas de la escuela además del trabajo de la casa, son algunas de las tantas obligaciones que en general casi siempre le son delegadas a la mujer.
Por eso es común escuchar frases como: “Ya no tengo vida propia, vivo para ellos”. Se trata de mujeres que se dedican tiempo completo a sus hijos y a su casa. Son frases que revelan frustración y hasta cierto hastío, que es posible evitar organizando en pareja las tareas de criar a los hijos y atender el hogar. Hombres y mujeres necesitan desarrollarse para sentirse bien. Eso incluso ayuda a transmitirles seguridad a sus propios hijos y espíritu de superación pues inculcan en ellos el valor del trabajo y a luchar por lo que se quiere a base de esfuerzo.
Las mujeres profesionales hemos aportado mucho al desarrollo de nuestros países pues poco a poco hemos ido ocupando puestos de mucha importancia en nuestra sociedad. No obstante si alguna cree que su realización personal radica en cuidar a sus hijos, acompañar su crecimiento y atender todo lo del hogar es válido y merece reconocimiento.
Cualquiera que sea tu trabajo: en la casa, con tus hijos, como esposa, en el ámbito profesional o coordinando los cuatro al mismo tiempo, mis felicitaciones porque este es un don especial.
Pero ojo, también las mujeres debemos dejar tiempo para nosotras, poner nuestras necesidades también en agenda y de esta manera nos sentiremos más felices con nosotras mismas y con los que nos rodean.
Recuerde escribirnos a los correos ardonize@hotmail.com o bien a: sandraardon@cablenet.com.ni, siempre estamos al pendiente de sus sugerencias y comentarios.