Ellas

“Mami no quiero ir a la escuela”


Revisando las fotos familiares encontré una que trajo a mi mente la imagen de mi primer día en el kinder. Cuenta mi madre que le hacía parrandas cada vez que le tocaba irme a dejar, algo que me confiesa la llenaba de mucha preocupación.
Ahora que soy madre viví la misma experiencia con mi hijo, él lloraba cada vez que lo dejaba en el maternal. Sé que muchas mujeres también han vivido esta etapa que por un lado nos llena de alegría porque es la “primera salida al mundo” de nuestros tiernos y por otro nos hace sentir un poco de culpa.
Amparados en ese sentimiento de “culpabilidad” muchos padres deciden posponer el ingreso de sus hijos a la escuela.
Sandra Celedón, directora del kinder Montessori, menciona entre las razones por las que los niños lloran al ingresar al kinder el temor a que sus padres los dejen abandonados. Los berrinches no acaban mientras tengan la esperanza de que sus padres se los lleven. “Es ahí donde el progenitor le debe de transmitir seguridad comunicándose con él o ella, ya que la educación no puede bajo ningún punto ser opcional”, señaló Celedón.
Desde que nuestros hijos están pequeños, nosotros como padres tenemos que enseñarles que la escuela tiene límites y obligaciones que cumplir. Es en los primeros años de vida cuando el pequeño va formado su carácter.
Cuando los padres llevan tarde a la escuela a sus hijos y no les ayudan a que se incorporen al ambiente escolar; los niños a futuro llegan a ubicar en un tercer plano la escuela y le dan prioridad a cosas menos importantes.
Otro de los mayores errores que cometemos es el cambio constante de colegios, he conocido padres que acostumbran cambiar cada año de escuela. Según la psicóloga “cambiar de institución es el último recurso que se debe tomar, con la excepción, que el centro no colabore con el desarrollo emocional e intelectual de los estudiantes”.
Cuando notemos que nuestros hijos ponen muchas excusas para ir a la escuela es importante ponerle atención al problema y seguir las siguientes recomendaciones que nos brinda Celedón.
* Trate de llevar y recoger a sus hijos del colegio, eso ayuda a reforzar la comunicación. De esta manera si sus hijos tuvieron algún problema se lo contará inmediatamente. De lo contrario, si espera hasta la noche para ver a su hijo puede que su experiencia en el colegio ya no se la comente.
* Procure acompañar a sus hijos a las actividades del colegio pues le permite conocer a los padres de los amigos de sus hijos.
* En casa procure cultivar el hábito de comer en familia. Esto también promueve la comunicación.
* Invite con frecuencia a los amigos de sus hijos a la casa. Permitirá saber cuáles son las costumbres de sus familias, si son amistades positivas o no.
* Revise las tareas junto a sus niños para escuchar los comentarios que tienen sobre su escuela, si el profesor le explicó bien, le ayudó o lo contrario.
Recuerden que nuestros hijos deben de ser una prioridad para nosotros, el dedicarles tiempo nos ayudará a reforzar la comunicación y cultivar la confianza.

Si usted necesita conocer de éste y otros temas, nos puede escribir a los correos: ardonize@hotmail.com o sandraardon@cablenet.com.ni