Ellas

Brochas: tus aliadas de belleza


Muchas mujeres ignoran que la base de un maquillaje hermoso radica en los recursos con los que contemos, que no tienen que ser muchos, ni los más caros. Algunos de esos recursos son las brochas, hoy les recomiendo las esenciales que auxilian un buen maquillaje.
Las básicas, son una para el polvo y otra para el rubor, la diferencia está en su grosor. Lo ideal es que sean sedosas y esponjosas. Una buena brocha no debe abrirse ni perder su forma redonda.
Le sigue la de la base liquida y la del corrector, son más duras y es fácil distinguirlas por su forma plana que favorece el difuminado. La primera distribuye la base y la otra cubre zonas problemáticas, como ojeras.
Si no les gusta aplicar la base a pinceladas, otro excelente auxiliar de belleza es la esponja redonda, plana y delgada pues con las gruesas desperdicias maquillaje. Cuiden que no sea de hule o espuma sintética. ¡Ojo!: no las uses más de dos o tres veces ya que con el paso del tiempo se acumulan contaminantes.
Una ventaja es que sirven para suavizar los bordes del rubor o las sombras del ojo. Hablando del área de los ojos, también para aplicar las sombras existen brochas especiales. No se fíen de los aplicadores con puntas de esponja pues son incómodos y después de un tiempo marcan rayas en el párpado.
Antes de comprar, verifica que las cerdas sean lo suficientemente suaves para deslizarlas sin irritar la piel.