Ellas

Comer sanamente: más allá de la pérdida de peso


Una dieta saludable es aquella que tiene variedad de alimentos: frutas y verduras, granos, proteínas y grasas saludables. Comer sano significa incorporar la variedad de alimentos que detallo a continuación y siempre con moderación.
* Frutas y verduras: Estos alimentos frescos son ricos en fibras y antioxidantes y hay que subrayar su importancia en la lucha contra el cáncer, las enfermedades del corazón y la diabetes. Una dieta llena de color contiene una gran cantidad de frutas y verduras y sus nutrientes.
* Granos integrales: Los productos elaborados con granos integrales son ricos en fibras y fotoquímicas, por eso reducen el riesgo de enfermedades del corazón, cáncer, diabetes y obesidad. El pan integral es más beneficioso ya que está elaborado con grano de trigo que mantiene la cubierta que es la parte más nutritiva. El pan blanco está elaborado con harina refinada, es decir que se ha procesado y se han perdido la mayor parte de los nutrientes.
* Proteínas magras: Consumir proteínas sin grasa ayuda a mantener la masa magra del cuerpo, es decir, los músculos. Las proteínas magras también ayudan a prevenir enfermedades del corazón porque son bajas en grasas saturadas. Proteínas magras son pechuga de pollo sin piel, pescados y mariscos, filete de cerdo, filete de res y proteínas vegetales como frijoles negros, lentejas, soya y tofu.
* Grasas saludables: Las grasas monoinsaturadas como las que se encuentran en el aceite de oliva, las nueces y semillas de aguacate, ayudan a defenderse del cáncer, enfermedades del corazón y diabetes. Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en los pescados como atún y salmón ayudan a reducir la inflamación asociada a muchas enfermedades, como padecimientos cardiacos, diabetes, cáncer, osteoporosis, Alzheimer, asma, artritis y muchas otras.
* Productos lácteos bajos en grasa: Es mejor escoger leche descremada y productos lácteos que contienen 1% de grasa. Los lácteos bajos en grasa también lo son en grasa saturada, lo cual es el principal factor que eleva el colesterol. Además eligiendo lácteos bajos en grasa ayudamos al cuerpo con el calcio necesario para prevenir la osteoporosis.