Ellas

Enfrentando la depresión ante una enfermedad


Deprimirse ante la revelación de un diagnóstico médico desalentador es inevitable. El enfermo y los familiares suelen ser víctimas de un desgaste emocional profundo.
Según un estudio monográfico realizado por científicos del Hospital Clínic de Barcelona, la depresión grave, duplica el peligro de muerte en enfermos que padecen la enfermedad del cáncer. El descuido y la desmoralización causada por la depresión, puede estimular un abandono de los tratamientos y las recomendaciones médicas.
Pero la depresión muchas veces tiene su origen en la forma cómo los médicos o personal hospitalario, informan de la situación. Es en estos momentos cuando pienso, cuan difícil es el trabajo de los médicos, ya que dar este tipo de noticias no es agradable y le exige al trabajador de la salud una formación moral, filosófica y tacto y mucho control emocional.
El médico tiene que tener mucho cuidado al tratar este tema ya que en sus manos está el no causarle un daño emocional a su paciente que termine por deteriorar más su salud.
Nunca olvido la forma cómo un medico juzgó a una familiar por según él “haber llegado tarde” y dejarse pasar una enfermedad peligrosa, aunque gracias a Dios ya está bien el trato recibido en aquella ocasión nos caló de por vida.
En situaciones como esas es común que la familia o bien el enfermo opten por utilizar sedantes y antidepresivos, sin embargo para la doctora Gioconda Cajina los antidepresivos no están indicados ya que estos deprimen el sistema inmunológico, alteran el sistema nervioso y produce efectos colaterales.
Al contrario la depresión se debe combatir desde el hogar ¿De qué manera? La especialista nos explica que la actitud de la familia y de las personas que rodean al enfermo no debe de ser compasiva “generalmente esto no es bien recibido por el paciente ya que provoca deterioro de la dignidad”.
La Familia debe de brindarle ánimos, motivarlo a que tome su medicamento y no hacerlo sentir como un estorbo, todo lo contrario debe darle todo el amor que un ser especial merece.
Personas a las que he tenido la oportunidad de conocer afirman que ellos encontraron mucha fortaleza en grupos de oración de sus iglesias. El pasar por experiencias como esa fortaleció la unidad familiar e incrementó su fe.

Para sugerencias y comentarios nos puede escribir a los correos: sandraardon@cablenet.com.ni o ardonize@hotmail.com