Ellas

El ejercicio no sabe de edad


Son comunes los comentarios como: “No hago ejercicio porque ya estoy grande para hacerlos” o “yo nunca hice ejercicio, no voy a comenzar ahora”. Es indiscutible que realizar ejercicio regularmente es recomendable a cualquier edad, no importa si ha hecho ejercicios anteriormente o no.
Muchos de los síntomas y condiciones tradicionalmente asociadas al envejecimiento entre los 30 y 70 años, son en realidad el resultado de una vida sedentaria.
El ejercicio practicado en forma regular nos da la mayor protección contra las enfermedades mejor aún que lo que cualquier ciencia médica nos puede ofrecer. “Si el ejercicio fuera una píldora, seria la droga que más se prescribiría con la más amplia gama de beneficios desde todos los aspectos de la salud” expresó el doctor. Walter Bortz del Stanford Medical School.
Y es que a partir de los 30 años, la condición física o capacidad funcional de una persona se va deteriorando progresivamente. Algunos de los problemas que surgen a partir de esa edad son: perdida de fibra y grosor muscular. Como consecuencia de esto el porcentaje de grasa corporal va aumentando porque ya no están los músculos que se alimentan de la grasa para obtener energía.
La capacidad de resistencia aeróbica también disminuye, debido a las variaciones que se producen en el corazón y los vasos sanguíneos que lo irrigan. Además la flexibilidad también va en descenso.
¡No hay que desesperarse! Si incorporamos una rutina de ejercicios a nuestro estilo de vida, podemos mejorar la función de nuestro corazón y del sistema respiratorio, disminuir la presión arterial, incrementar nuestra fuerza, mejorar la densidad ósea , mejorar la flexibilidad, reducir la grasa corporal, incrementar la masa muscular, y reducir nuestra susceptibilidad a la depresión y enfermedades.
Las personas de mediana o edad mayor que practiquen ejercicios regularmente pueden retroceder el reloj unos 20-40 años si se les compara con personas que hacen poco o nada de ejercicios.
Los ejercicios dependen en general de la condición física de la persona. Cuanto más temprano se comience a hacer ejercicios, mejor será la condición física a medida que se vaya envejeciendo, pero nunca es tarde para empezar, siempre se pueden obtener resultados significativos al realizar ejercicios regularmente.