Ellas

Cejas perfectas


Tener unas cejas perfectas es clave. Según su disposición, grosor y aspecto nos pueden dar distintas expresiones al rostro.
Si las cejas no están bien hechas hasta el mejor maquillaje pierde su impacto. ¿Cómo conseguir unas cejas perfectas?
Primero debemos determinar el tipo de rostro. Si es cuadrado, redondo, o triangular invertido hay que intentar darles una forma horizontal. Las líneas horizontales ensanchan y las verticales alargan.
¿Qué debo tener en cuenta? Tendremos que separarlas un poco para disimular los ojos ligeramente juntos o la nariz estrecha. Por el contrario debemos intentar acercarlas para disimular los ojos ligeramente separados.
¿Qué grosor es adecuado? En cuanto al grosor, parece que se llevan otra vez las cejas gruesas, esto es relativo, pues evidentemente cuando nos encontramos con un párpado superior corto o pesado deberemos intentar darle amplitud con unas cejas finas.
Para el resto de los casos, como párpados altos y ojos grandes, podemos atrevernos con unas cejas anchitas y bien definidas.
Un paso importante: ¡no olviden maquillarlas! Hacerlo es sencillo, ya sea con lápiz o sombra, hay que intentar simular que dibujamos pelitos, así iremos rellenando las zonas menos pobladas y alargando las cejas cuando sea necesario. En el caso de tener unas cejas cortas, o de lo contrario demasiado largas, la mirada se percibe triste.
¿Cómo sé qué largo es el correcto? El largo justo o extremo final nos lo indicaría una línea recta imaginaria, trazada por ejemplo con un pincel, que vaya desde la aleta de la nariz, pasando por el rabillo del párpado inferior del ojo hasta donde se cruce o debería cruzarse con la ceja. No olvides limpiarlas y cepillarlas, y sobre todo fijarlas cuando sean un poco rebeldes, para ello podrás usar un poquito de gel o simplemente un rimel transparente.