Ellas

SOS para tu piel


Exceptuando algunas “bendecidas” con pieles con aspecto de porcelana, el resto de las mujeres --y cada vez más hombres-- invierten mucho tiempo y dinero en cuidar su piel. Ellas son concientes que tener una piel sana es garantía de una piel radiante y bella.
Cada verano aprovechamos para recordarles lo importante que es cuidar la piel, aunque ya saben que esos mimos no deben limitarse a una época en particular ya que la piel demanda atención todo el año, ¡de por vida!
Hoy les invito a proteger su piel de esos enemigos. No es un llamado a invertir dinerales en cremas, exfoliantes, tónicos, maquillajes mascarillas y demás cosméticos para cuidar nuestra piel que en muchas ocasiones dan la impresión de no servir para nada.
Mi recomendación es tomar conciencia de esos hábitos y estilos de vida con los que perjudicamos nuestra piel. Se vale usar productos cosméticos pero siempre combinados con unos hábitos que excluyan a los enemigos de nuestra piel. ¿Enemigos? Pues si. Me refiero al consumo excesivo de chocolate, azúcar, tabaco y a la falta de hidratación. Todos esos factores son los que le dan a la piel un aspecto opaco, envejecido. El estrés también afecta de forma negativa la belleza de la piel.
Las manchas, granos y demás desastres estéticos y de salud en la piel muchas veces se originan precisamente por no poner atención a las cosas que hacemos porque nos parecen normales. Tu piel se verá notoriamente favorecida si dejas estas costumbres de lado, ¡al menos alguna de ellas!
Un excelente auxiliar de belleza es el descanso. Es importante dormir muy bien, dejar el estrés y seguir la rutina adecuada para tu tipo de piel. Eso sí, nunca olviden hidratarla. También hay que seleccionar muy bien los productos adecuados para cada nuestro tipo de piel porque si queremos resultados favorecedores.