Ellas

Truquitos que embellecen


En muchos casos, a la hora de maquillar nos encontramos con que la persona no tiene una cara regular o tiene los ojos separados o bien, una nariz prominente. Con el maquillaje tenemos la posibilidad de disimular o resaltar las zonas que más nos interesan.
Para ello disponemos de productos como correctores e iluminadores claros y oscuros que nos permiten corregir óptimamente algunos defectos.
Correcciones posibles en la nariz: si la zona de las aletas de la nariz y tabique nasal es prominente, utilizaremos un blush ligeramente más oscuro que el de la propia piel y totalmente mate.
Mentón: el defecto a corregir suele ser un mentón muy puntiagudo o saliente para que luzca más estético podemos aplicar el corrector en esta zona hasta que consigamos disminuirlo y afinarlo óptimamente, si es el caso contrario, conseguiremos darle volumen aplicando un corrector claro justo en la punta con el que lograremos darle relieve.
Corrección para los ojos separados: para hacer que luzcan más juntos, se aplica sombra clara sobre el parpado y se sombrea la zona del lagrimal con un tono más oscuro, y sombreando ligeramente hacia el exterior.
Corrección de los ojos juntos: hay que sombrear sobre toda la zona exterior de los ojos para que parezcan más separados, utilizaremos un tono claro en el parpado para unificar el color y el tono más oscuro en la zona exterior extendiéndolo.
Ojos redondos: se puede alargarlos, unificando el parpado con un tono vainilla o beige, sombreamos con un tono más oscuro el borde del parpado y lo alargamos hacia el exterior.
Ojos hundidos: el objetivo es darle volumen óptimamente, para ellos debemos evitar tonos oscuros en el parpado. Después de unificar con un tono vainilla los parpados, es bueno aplicar un punto de luz justo en medio de estos con lo que conseguiremos darles volumen, lo ideal es perfilar con lápiz marrón o gris evitando siempre el color negro.