Ellas

¡Que vivan los derechos humanos!


Actualmente en las noticias hay un caso muy comentado de dos hombres que podrían enfrentar la pena de muerte, debido a que atacaron cruelmente a una familia en su hogar. El suceso desató robo, violación, tortura y, antes de retirarse, los criminales incendiaron la casa en llamas, lo que provocó la muerte de las dos hijas y su madre.
En el pasado, cuando ocurrían casos despiadados como éste, yo decía: “Se merecen el peor castigo. ¡Estoy de acuerdo con que acaben con esos dos bandidos!”. Pero ahora pienso diferente porque ante todo defiendo el derecho a la vida.
Algunos dirán: “Estos dos hombres no respetaron el derecho a vivir de otras personas. ¿Por qué respetar el de ellos?”. Es cierto, pero si fuera aceptable hacerles a otros lo mismo que nos hicieron, entonces ¿a dónde llegaríamos? Si me roban el auto, ¿salgo a robar otro? No quiero vivir en una sociedad de ojo por ojo y diente por diente. En los países en que se practica la pena de muerte nunca se ha logrado erradicar el crimen.
Soy defensora de los derechos humanos y el derecho a la vida es uno de ellos. Te pregunto: ¿Conoces tus derechos humanos? Una encuesta que se hizo en las calles demostró que la mayoría no tiene idea de qué son. Cuando preguntaron: ¿Qué son los derechos humanos? Las respuestas más comunes fueron: “Ummm”, “tendría que investigar un poco”, “Sí, bueno, no sé…”, “no estoy seguro” o “¡buena pregunta!”.
En 1948, la Organización de Naciones Unidas reconoció que los derechos humanos son aquellas libertades, facultades e instituciones de cada persona por el simple hecho de ser humano, para garantizar una vida digna. Existen 30 derechos que están supuestos a garantizarte una vida sin injusticias. Éstos, se supone que sean irrevocables, intransferibles e irrenunciables.
Apréndete de memoria los primeros tres:
Todos somos iguales y tenemos el derecho a ser libres.
No puedes ser discriminado por tu raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
Todos tenemos el derecho a la vida.
Si las personas y gobiernos respetaran los derechos humanos, viviríamos en un mundo ideal. Sin embargo, la sed del poder y la avaricia han logrado que los derechos humanos sean pisoteados en muchos países.
Es importante que los conozcas, y que no sólo los exijas en tu vida, sino que los respetes y los practiques. No puedes esperar que tu país y tus semejantes sean justos si tú no lo eres. ¡Los derechos humanos comienzan contigo!

María Marín es motivadora, figura radial y autora de Mujer sin límite.
Visita: www.MariaMarin.com