Ellas

Exfoliación, óptimo mecanismo de belleza


La exfoliación, también determinado peeling, consiste en producir la caída de las células más superficiales de la piel o de la capa córnea con el fin de acelerar y facilitar el recambio celular.

Métodos de exfoliación cutánea:
* El natural: (radiación solar que acelera el dicho recambio celular de la epidermis produciendo un peeling natural.
* El biológico: tretinoina, isotretinoina en loción o crema se emplea en acné, envejecimiento, fotoenvejecimiento cutáneo para obtener un afinamiento de la capa córnea y efecto aclarante sobre las manchas.
* El químico: superficial (con ácidos salicílico, glicolico, etc.).
* Media: ácido tricloroacético.
* Profundo: Fenol.
Las exfoliaciones químicas consisten en la aplicación de una sustancia sobre la piel para producir la caída celular.
Para obtener resultados confiables debe trabajarse con sustancias químicas frescas, de no más de tres meses de preparadas, y en lo posible del mismo origen o marca comercial.
Procurar no contaminar los envases originales de los productos exfoliantes en los sucesivos tratamientos; descartar el sobrante una vez finalizado el mismo.
Las exfoliaciones químicas superficiales, están destinadas a mejorar la textura de la piel, disminuir la secreción sebácea, eliminar las impurezas cutáneas y manchas melánicas superficiales, etc.
Se pueden realizar semanal o quincenalmente. Después de la finalización de la topicación se coloca una pantalla solar.
La exfoliación profunda es realizada mediante el ácido fénico (fenol), el procedimiento de exfoliación química más eficaz, especialmente para el envejecimiento cutáneo.
Pero tiene alto riesgo, ya que el fenol es cardio-tóxico, y melano-tóxico, es decir que puede dañar la función melánica hasta el punto de producir acromia definitiva, quedando la cara de color blanco porcelana.

Enplenitud.com