Ellas

Pide más... ¡y obtendrás más!


Salí apresurada de una reunión para llegar a la casa a cocinar. Al finalizar la cena, mi esposo se levantó de la mesa y me dejó con una torre de platos sucios. Estaba agotada, quería que él limpiara la cocina y así poder retirarme a descansar y ver un poco de televisión, pero la última vez que pedí su cooperación me dijo: “Lo haré luego que termine el juego de fútbol. ¡Ya pasaron tres meses desde que finalizó el partido y todavía no me ayuda!
Así como yo, ¿cuántas veces has deseado que tu pareja te ayude con el trabajo rutinario de la casa? Sin embargo, no te animas a pedírselo porque quizás piensas que te dará una de estas respuestas: “Estoy muy cansado”, “Ése no es mi trabajo”, “Mañana lo hago”, “¿Estás bromeando?”
Es frustrante pedir y no obtener nada. Así que nos hemos resignado a realizar todo el trabajo del hogar. No debemos culparlos, el error es nuestro por no saber negociar con ellos. Entonces, ¿cuál es el secreto?
Por años enseñé el “Arte de Negociar” a ejecutivos y empresarios, y descubrí que las personas que piden más, siempre obtienen más. Ese principio aplica tanto en los negocios como en las relaciones personales.
Si deseas que esta noche sea tu pareja quien lave los platos y limpie la cocina, no se te ocurra pedirle únicamente eso. En esta negociación exige mucho más de lo que en realidad quieres obtener. Aplica la regla #1 en la negociación: “Pide más... y obtendrás más”.
Por eso, el viernes pasado apliqué esta regla con mi marido y le dije: “Mañana sábado tienes que levantarte a las 6:30 de la mañana para cortar el césped, pasar la aspiradora y lavar los dos autos. Luego en la tarde pasa por casa de mami, llévala de compras y a cenar”.
Rápidamente vociferó, “¿Qué? ¿Estás loca?”, a lo cual respondí tranquilamente: “Mi vida, si no quieres hacer todo eso mañana, esta noche lava los platos...”, y respondió de prisa: “¿María, dónde están la esponja y el jabón?”
No tengas miedo a pedir mucho más de lo que en realidad quieres conseguir, pues las personas siempre darán menos de lo que pides, así que exige más. Tienes que cambiar la mentalidad de“¿para qué pedir más, si no lo voy a conseguir?” La razón por la que muchos no alcanzan más éxitos es porque no se atreven a exigir más y se conforman con muy poco. Eleva tus expectativas, ten aspiraciones altas. De ahora en adelante aplica la regla dorada en negociación, “Pide más... y obtendrás más”.

María Marín es motivadora internacional y autora de Mujer Sin Límite. Visite su sitio: www.MariaMarin.com