Ellas

Bertha Valle espíritu altruista


Sayali Baca

Sencilla, espontánea, curiosa, sensible y con muchas ganas de hacer cosas nuevas, no sólo para seguir creciendo profesionalmente, sino para incidir de manera positiva en la sociedad; así es Berta Valle, quien a sus 25 años de edad es uno de los rostros más conocidos de la pantalla chica pinolera. Tras una leve ausencia, Berta está de regreso en la tele a través del programa matutino Primera Hora, tiene muchos planes, la mayoría enfocados en sumar esfuerzos para promover cambios sociales.

¿Cuáles fueron los motivos de tu ausencia en el programa matutino Primera Hora?
En dos ocasiones me he ausentado del programa Primera Hora por más de 6 meses, porque he vivido fuera del país con mi esposo, Félix Maradiaga, compartiendo sus metas académicas de las cuales yo también recibí mucho.

¿Con qué nuevos proyectos regresó Berta Valle?
Con mi regreso a Canal 2 tengo dos proyectos en qué enfocarme: seguir trabajando con los temas de niñez y adolescencia, actualmente colaboro con el Movimiento Contra el Abuso Sexual y otras organizaciones. Además quisiera promover los temas relacionados con la conservación del medioambiente.

¿Aparte de presentadora en qué más estás involucrada profesionalmente?
Recientemente culminé un Postgrado en Responsabilidad Social Empresarial y por iniciativa de mis colegas estamos conformando la Asociación de Profesionales en Responsabilidad Social Empresarial (Aprorse); adicional estoy trabajando en mis propios proyectos audiovisuales, artísticos y financieros.

¿Tus logros más preciados?
Me siento muy agradecida porque he tenido la oportunidad de lograr todo lo que he querido. Entre los logros más determinantes están los académicos y profesionales, sin embargo, los más significativos son aquellos relacionados con mi crecimiento personal y emocional, por ejemplo: aprender a reanimar mi autoestima, sentirme bien conmigo misma y desechar la depresión.

¿Cuáles han sido las pautas que te han llevado hasta donde estás actualmente?
A veces pienso que estoy donde estoy por casualidad, pero cuando hago el inventario comprendo que el éxito llega cuando lo deseamos y actuamos para alcanzarlo. Un requisito indispensable ha sido el apoyo de mis padres, mi esposo y mi familia, porque me formaron con valores y siempre me animaron a seguir con lo que quiero.

¿Cuál es tu fuente de inspiración?
Cada mañana cuando me despierto doy gracias a nuestro buen Dios por todo lo que me da y le pido ser un instrumento de su creatividad, sinceramente no creo que haya mayor inspiración que esa.

¿Qué es lo que más disfrutás profesional y personalmente?
Profesionalmente lo que más disfruto es tener la bendición de trabajar con amigos, tener la oportunidad de conocer a muchas personas cada día, aprender de ellas y saber que cada día trato de dar lo mejor de mí. En mi vida personal lo que más disfruto es saber que tengo personas que amo y me aman, que cada vez que necesito soñar basta con ver hacia dentro. Disfruto siempre de las cosas pequeñas y sencillas, ésas que tenemos para ser felices sin necesidad de pagar por ellas.

¿Planes?
He comprendido a través de mi trabajo que una manera para romper los ciclos de pobreza es haciendo un cambio de actitud respecto a la educación, por eso voy a estudiar una maestría enfocada en comunicación para el cambio social; esperando contribuir para que esos cambios positivos se den en nuestro país. Además de viajar a diferentes partes del mundo y aprender de las diferentes culturas.

Un consejo que sirva a otras mujeres para superarse
Lo más importante es creer en nosotras y saber lo que queremos realmente, lo cual solamente se logra a través de un diálogo interno con nosotras mismas y no con lo que nos rodea. Sepan que cada persona es la creadora de su propio universo a través de sus pensamientos y sentimientos, así que hagan que esos pensamientos sean siempre positivos y bondadosos. Recuerden también que tenemos el derecho de ser queridas, como nosotras queremos ser queridas, para vivir una vida plena y anímense que lo mejor siempre está por venir si así lo queremos.