Ellas

Propósitos de año nuevo


Todas sabemos que cuando se acercan las fiestas de Navidad y fin de año nos proponemos metas para el año siguiente, por ello es recomendable tener planes desde antes de diciembre.
Para idear de manera inteligente nuestros propósitos de Año Nuevo, bajo la sicología de toda mujer, se necesitan metas llenas de positivismo y voluntad, para no caer en fracasos que nos puedan bloquear y frustrar, porque hay que recordar que la calidad de los pensamientos rige la vida.
Cuando las metas no están planeadas inteligentemente, lo que suele ocurrir es que al final el año siguiente digamos que es imposible cumplir y que no se puede, pero si lo hacemos a conciencia, con realismo, con fuerza de voluntad y con una buena combinación de nuestro apreciado tiempo, se pueden cumplir todos nuestros propósitos.
Como bien sabemos, es común escuchar, a las semanas de haber iniciado el Año Nuevo, las frustraciones de algunas metas, y con ese objetivo es que les hemos traído algunos consejitos inteligentes, brindados por la doctora Gioconda Cajina.
Dejarnos llevar por el positivismo desde ahora y comenzar a escribir nuestras metas, para que lo negativo no nos opaque en estas fechas en las que la felicidad tiene que reinar.
Exigirnos y responsabilizarnos de las metas a cumplir en los próximos meses.
Saber diferenciar lo importante de lo urgente, para no tener complicaciones en el transcurso del año. Esto nos ayudará a no buscar justificaciones cuando no cumplamos lo propuesto.
Aprender a ser organizada con el factor tiempo es parte fundamental para la cabalidad de nuestros propósitos.
Escribir los problemas que nos afectan para darles prioridad en orden de importancia.
Platearnos que estamos en el mejor momento de nuestras vidas para hacer planes personales.
En lo que respecta a la parte económica, debemos analizarnos de manera realista y ver cuáles son las necesidades que debemos suplir en cuanto a la adquisición de algunos objetos materiales.
Proponernos cambiar algunos hábitos dañinos que perjudican mental, emocional y físicamente nuestro cuerpo, a través de métodos que nos ayuden a disminuir poco a poco estas malas costumbres, ya que sería poco inteligente decir que de un día para otro dejaremos todo los que nos daña.
Saber identificar cuáles fueron las razones por las que no obtuvimos los resultados esperados el año que se termina, conforme con las metas que nos planteamos esa vez.
Si hay dificultad para tomar decisiones, es recomendable buscar ayuda especializada (asesoría), porque desde ya eso representa negatividad.
El secreto de cumplir con nuestros propósitos es trabajarlos poco a poco, de manera regular, durante todo el año, y empezar a grabarnos la frase: “Sí puedo”, “Sí se puede”, lo cual nos fortalecerá ante los tropiezos de la vida sin dejarnos caer y retroceder.
Fuente: Doctora Gioconda Cajina, Psiquiatra y especialista en terapia familiar y relaciones humanas.