Ellas

Combate la grasa con fruta


Tu mamá probablemente te dijo alguna vez que comieras fruta. Aunque ella seguramente estaba más interesada en mantenerte sana, pues la fruta tiene cero colesterol, sirve como una buena fuente de fibra sana para el corazón y contiene fitoquímicos que reducen la presión arterial y el riesgo de cáncer y diabetes tipo 2, incrementar su consumo también puede ayudarte a perder peso.
Investigaciones demuestran que escuchar mensajes positivos para perder peso o hacer dietas que promueven comer más de cierto alimento proporciona mejores resultados que escuchar mensajes negativos o hacer dietas que promueven comer menos cantidad de alimentos específicos. Un estudio reciente dividió en dos grupos a padres e hijos. Al primer grupo se le dio el mensaje positivo de comer más fruta, mientras que el segundo grupo recibió el mensaje negativo de comer menos grasa y azúcar. El grupo que siguió el mensaje positivo perdió tres veces más peso durante el año que duró el estudio.
Todos desean un plan para perder peso que los deje comer tanto como deseen y que al mismo tiempo satisfaga su hambre y reduzca la ingesta de calorías. El truco es elegir alimentos con una densidad energética más baja, o pocas calorías por peso de gramo del alimento. A mayor cantidad de agua y fibra en un alimento, menor será la densidad energética que proporciona. Eso te ayudará a permanecer llena y, a la misma vez, reducirá el consumo de calorías y hará que bajes de peso.
Una de las mejores maneras de abastecerte con alimentos de poca densidad energética es comer más fruta. Pero no cualquier fruta. La mejor opción para obtener la menor cantidad de calorías y obtener la sensación de llenura y de satisfacción es la fruta fresca y entera. Las principales frutas para perder peso incluyen: toronja, sandía, fresas, frambuesas, arándanos, papaya y melocotón.
Elevar tu consumo de fruta
Según mypyramid.gov, las mujeres deben aspirar a comer por lo menos dos tazas de fruta por día y si son físicamente activas deben consumir aún más.
1) Sustituye los tradicionales postres por un plato de fruta acompañado de una sabrosa galleta de azúcar, una cucharada de sorbete o una selección de quesos.
2) Come rebanadas de manzana durante todo el día.
3) Para el desayuno nada mejor que frutas, yogur y granola baja en grasa.
4) Si comes generalmente papas fritas, intenta sustituirlas por una toronja.
5) Los aperitivos pueden arruinar tu dieta porque tienen muchas calorías y grasa. Algunas de las frutas que puedes usar son uvas rojas y verdes, pedazos de piña, fresas, bananos en rodajas, cubos de peras, ¡el cielo es el límite! Si las preparas con anticipación, humedece la fruta con jugo de limón para evitar que los plátanos y las peras se pongan cafés.
6) Ten fruta fresca en el mostrador de tu cocina. Será más probable que comas una manzana, una mandarina o un melocotón si están a la vista.
Fuente: Mujer de Hoy