Ellas

Grasa abdominal: un enemigo mortal


The New England Journal of Medicine, una de las más prestigiosas revistas científicas del mundo, recientemente publicó un estudio que da pistas importantes a la hora de cuidar la buena salud y asegurar muchos años de vida.
Un grupo de investigadores concluyó que el sobrepeso, la obesidad y la acumulación de grasa en el abdomen llegan a duplicar el riesgo de mortalidad de las personas.
Esta conclusión surge de un estudio realizado tras seguir durante mucho tiempo la salud de más de 350 mil personas, y constituye una de las más fuertes evidencias de que la acumulación de grasas alrededor de la cintura, el famoso salvavidas, genera un significativo riesgo a la salud. Y esto es un hecho a considerar, ya que también deben tenerlo en cuenta las personas a las que no se define como obesas, y aún aquellas que ni siquiera tienen sobrepeso.
Los expertos que coordinaron el trabajo recomiendan a sus colegas que a la hora de cuidar la salud de sus pacientes, midan y hagan un seguimiento de la circunferencia de cintura y de las caderas, además de medir el índice de masa corporal, todo esto como parte de los chequeos de salud de rutina.
El trabajo
Los médicos compararon a las personas con igual índice de masa corporal, lo cruzaron con el índice de riesgo de muerte prematura, y encontraron que a mayor incremento de la circunferencia de la cintura aumentaba el riesgo a la salud en forma directa.
En concreto, cada cinco centímetros de incremento en circunferencia de cintura, el riesgo de mortalidad aumentaba diecisiete por ciento en hombres y trece por ciento en mujeres.
Otro importante indicador y pronosticador del buen --o malo-- estado de salud cardiovascular, se encontró al analizar la relación entre el ancho de cintura y el ancho de caderas. Cuanto menor sea la diferencia, más saludable será la persona.
Los autores destacaron que el aumento del riesgo de mortalidad en los casos del aumento de grasa abdominal, puede deberse a que esos tejidos suelen secretar una serie de compuestos metabólicos activos como hormonas y citoquinas que pueden terminar colaborando en el desarrollo de diversas enfermedades crónicas, incluyendo problemas cardiovasculares y algunos cánceres.
Del trabajo publicado en la revista médica, también quedó claro que el menor riesgo de muerte, en relación al índice de masa corporal, se encuentra cuando este índice es del 25.3 en hombres y 24.3 en mujeres.
Fuente: Mujer actual