Ellas

La vida es su inspiración y la música su vocación

ELLAS les invita a conocer a una de las voces femeninas de la música latinoamericana. De nacionalidad costarricense, María Pretiz, habla de su vida: la música.

Se emociona, sonríe y exclama su eterna vocación: la música. Y es que la cantautora costarricense María Pretiz cuenta que su infancia transcurrió en este medio, producto de su nacimiento en un hogar de músicos, en donde paulatinamente y sin percibirlo se le fue implantando la semilla del arte.
Pretiz es una talentosa cantautora que recientemente llegó a Nicaragua para compartir su invaluable talento en el Primer Festival de Cantautoras. En su trayectoria cuentan seis producciones discográficas de su autoría, las cuales ha realizado en los 16 años de carrera artística.
Al principio de su carrera se involucró como tecladista de varios grupos musicales de su país, pero decidió continuar como solista por la “necesidad de sacar a flote lo que estaba sintiendo”, dice.
Para Pretiz la experiencia ha tenido sus altibajos, pero “siento que estoy en el lugar que me gusta”, comenta. Sus temáticas musicales están enfocadas en perspectivas de la vida diaria. “Hay muchas cosas sobre qué componer, normalmente una idea, algún concepto; creo que uno compone lo que vive, eso incluye lo cotidiano y social”.
La dicha le brota en cada conversación, por ello comenta: “Siento que la música es un lujo, porque tengo la dicha y el placer de expresar lo que siento”. Asegura que su mayor plenitud es cuando ve emocionarse al público con su música, “se siente un trabajo bien hecho”, expresa.
Más de Pretiz
La artista de 43 años se encuentra trabajando en su próxima producción discográfica, un material “jazzero”, con sonido muy acústico.
Pretiz se considera una mujer del vivo presente. “No pienso en el futuro, prefiero vivir el momento con más libertad, para disfrutar lo que realmente es el presente y no lo que debe ser”.
Su estilo musical está impregnado de versatilidad. “Me gusta priorizar la letra, para que siempre tenga poesía y contenido; pensar en un sólo estilo es muy rígido, no es bueno encerrarse, sería muy aburrido”, expresa.
En su tiempo libre y cuando no está frente al piano y el micrófono la artista costarricense comenta que aprovecha para compartir tiempo con su familia. Adora caminar, ir al cine es su disfrute.
Foto: Miguel Molina/END